“Ace of Spades” de Motörhead: cinco cosas que no sabías sobre la canción

¿Qué curiosidades esconde el legendario tema de Motörhead? 
ctv-z4q-ace-of-spades-cover

 

Tiempo de lectura: 2’

Es uno de los clásicos más grandes del rock y la canción más escuchada y conocida de Motörhead. ¿Quién no ha cantado alguna vez al veloz y salvaje ritmo de “Ace of Spades”? Esta oda al juego se convirtió, de manera inesperada, en la favorita de los fans de la banda de Lemmy de entre los cientos de temas que tenían para elegir. Sin embargo, ¿conoces todos sus secretos? Aquí van cinco cosas que quizás no sepas del “Ace of Spades” de Motörhead. 

1. Lemmy no se esforzó demasiado en escribirla 

En sus palabras: “'Ace of Spades' es invencible, aparentemente, pero nunca supe que fuera una canción tan buena. Componerla fue, simplemente, un juego de palabras mezclando temas sobre apostar, todos los clichés. Me alegro de que nos hiciéramos famosos por ella y no por alguna mierda. Eso sí, estuve cantando “the eight of spades” durante dos años y nadie se dio cuenta”

2. El tatuaje heredado

Lemmy tenía, en su antebrazo izquierdo, tatuado un as de picas (ace of spades). Después de que el frontman de Motörhead falleciera, su amigo y seguidor Dave Grohl (Nirvana, Foo Fighters) se hizo un tatuaje igual, en su honor, en la muñeca. 

3. “Disfrútala despacio”

En 2010, Lemmy entró al estudio de grabación junto con Phil Campbell y Mikkey Dee para volver a grabar la canción, con un tempo de blues y en acústico. Lo curioso, es que el motivo de esta grabación fue un anuncio de una marca de cerveza alemana. En él, se puede ver a Lemmy tocando la armónica. Esta fue la primera vez que Lemmy volvió a grabar la canción después de 30 años. 

4. La banda respetó al productor más de lo que lo solían hacer

Motörhead siempre fue una banda muy salvaje y excesiva. Es por eso que sorprende lo mucho que respetaron al productor del tema, Vic Maile, con el que el grupo fue de lo más receptivo. “No bebía, no fumaba y estaba muy delicado porque era diabético. Tenía que tomar su pan de centeno a las seis en punto. No podíamos ponernos duros con él, no podíamos agitarle, ¿sabes lo que te digo? ¡Podía morirse! Así que tuvimos que escucharle”, recuerda Eddie Clarke. 

5. La portada desértica del álbum no era tan “desértica”

Aunque parezca que, en la portada del disco, la banda está en un desierto de Arizona, lo cierto es que las imágenes se tomaron en en arenero cerca de Barnet, localidad a 10 minutos del noreste de Londres. ¡La verdad es que da el pego! 

RockFM