El activista ruso que compartió un vídeo de Rammstein, condenado a dos años y medios de prisión

Andrei Borovikov es encontrado culpable y pasará dos años en prisión por compartir un videoclip de Rammstein
El activista ruso que compartió un vídeo de Rammstein, condenado a dos años y medios de prisión

Tiempo de lectura: 2’

Tal y como informa Loudwire, el activista ruso Andrei Borovikov ha sido encontrado culpable de los cargos de “producción y distribución de pornografía” tras compartir, en 2014, el videoclip del “Pussy” de Rammstein, en sus redes sociales. Se cree que esta sentencia podría estar motivada políticamente.

El videoclip de “Pussy”, tema que la banda publicó en 'Liebe ist für alle da', de 2009, tiene carácter sexual explícito. En él, los miembros de la banda (con sus cabezas superpuestas sobre el cuerpo de actores de cine erótico) aparecen teniendo relaciones sexuales, censuradas en su versión oficial en Youtube. El vídeo se publicó, originalmente, en una página de contenido pornográfico.

Según la BBC, hay cientos de compartidos del videoclip en la red social donde Borovikov también lo hizo, Vkontakte, el equivalente ruso de Facebook. Pese a esto, ninguno de los otros usuarios de la red social se ha tenido que enfrentar a la justicia por compartilo.

Borovikov se declaró no culpable de los cargos y señaló que los testigos del juicio posiblemente no iban a ser imparciales, al igual que los supuestos expertos que hablaron contra él en el caso. Ahora, el activista se enfrentará a dos años y medio en prisión por compartir el videoclip. La acusación había pedido tres años de condena en una prisión de máxima seguridad.

“La acusación se se ha basado en el testimonio de un informante de la policía que invitó a Borovikov a ver el vídeo juntos, así como en las conclusiones del examen solicitado por los investigadores, que no encontró valor artístico en el videoclip del famoso grupo”, se dice desde Novaya Gazeta.

Borikov fue el coordinador del departamento regional de la campaña de Alexei Navalny, líder del partido de Rusia del Futuro y uno de los creadores de la Fundación Anti-Corrupción del lugar. El político intentó presentarse a las elecciones a la presidencia de Rusia contra Vladmir Putin en 2018, pero fue apartado por la comisión electoral por tener antecedentes penales.

En 2020, Navalny fue hospitalizado durante un mes tras ser envenenado con un agente nervioso. En 2021, el activista y político está recluido en un campo de trabajo penitenciario y ha sido, presutamente, torturado por las autoridades rusas.

Amnistía Internacional ha definido este caso como algo “totalmente absurdo” y achaca esta denuncia a motivos políticos: “Es muy obvio que está siendo castigado solo por su activismo, no por sus gustos musicales”, dice Natalia Zviagina, directora de Amnistía Internacional en Moscú.

“Las autoridades rusas deberían estar concentradas en la crisis de derechos humanos que han creado, no buscando nuevas y absurdas maneras de perseguir y silenciar a sus críticos”, añadió Zviagina en declaraciones a Radio Free Europe.

RockFM