Adrian Smith (Iron Maiden) desvela el truco detrás de los solos de ‘Powerslave’ y ‘Wasted Years'

El guitarrista de la banda británica también ha comentado a un medio digital por qué no tocan en directo ‘The Wicker Man’
Adrian Smith (Iron Maiden) desvela el truco detrás de los solos de ‘Powerslave’ y ‘Wasted Years'

Tiempo de lectura: 2’

Smith se encuentra estos días promocionando su primer libro titulado "Monsters of River & Rock" y, durante una entrevista al medio Eon Music, ha revelado muchos aspectos de su vida pero también de su figura como guitarrista. En esta charla se le preguntó por el origen de la técnica que emplea en los solos de 'Wasted Years' y 'Powerslave' y que consiste en coger una cuerda y martillear la cuerda que está encima de ella. “Sí, es algo que se me ocurrió, específicamente, tocar notas en una cuerda Mi alta, y luego martillar en la cuerda B abierta. Obviamente, funciona muy bien en la tonalidad de Si, en la que está el solo de 'Powerslave'”, explica el músico. En ‘Wasted Years’ ha matizado que hace algo parecido pero desde un punto más alto. Este es el gran truco que hace que esos solos suenen especialmente bien y hasta parezca muy complejo dar con ese sonido. Pero Smith rebaja los elogios al afirmar que se trata de algo carente de lógica musical y que es más bien un truco. “Es un buen truco...Hay una canción llamada 'The Road to Hell' también, en el álbum de Bruce [Dickinson] ['Accidente de Nacimiento' de 1996], ¡que yo usé mucho!”, comenta Adrian Smith. Ante esta confesión, el periodista que le entrevista le acusa en buenos términos de haberla robado y usarla para la versión en directo de ‘The Wicker Man’. El guitarrista reconoce que sí, que se “inspiró” en esa técnica que escuchó en la canción de Bruce para readaptarla a su estilo. “Sí. ¡Podría haberlo hecho! Sí, quiero decir, trato de construir solos con un principio y un final, un poco de locura, un poco de melodía”, explica Smith quien asegura que escucha el solo en su cabeza y luego se da cuenta de cómo tocarlo.

Con el tema encima de la mesa, la pregunta era inevitable. Por qué esa canción tan popular no ha aparecido en ningún set de Iron Maiden desde 1999. El guitarrista admite que le gustaría volver a tocarla pero que las circunstancias del directo mandan:Es difícil ponerlo en un set porque a menos que hagamos cosas realmente rápidas en vivo, o hagamos cosas dramáticas muy lentas; cualquier cosa en el medio tiene una especie de tempo medio de principio a fin, y el tempo de la canción es crucial para 'Stranger'”. Además, Smith matiza que siempre se encuentran en plena competición de canciones, pero esa, en concreto, tiene una energía que la hace muy difícil interpretarla en un concierto.

RockFM