Adrian Smith (Iron Maiden): “Vimos al demonio y vivimos para contarlo”

El guitarrista de Iron Maiden narra su tenso encontronazo con una insólita especie animal
Adrian Smith (Iron Maiden): “Vimos al demonio y vivimos para contarlo”

Tiempo de lectura: 3’

El guitarrista de Iron Maiden, Adrian Smith, ha hablado sobre su amor por la naturaleza en una nueva entrevista con “Side Jams With Bryan Reesman” (vía Blabbermouth.net). Además de hablar sobre su disco de pesca, ha contado la historia de cómo se encontró con un verdadero Demonio de Tasmania, y vivió para contarlo.

“Una cosa que me deprime cuando voy a sitios -lo ves en todo el mundo y por desgracia también en Reino Unido- es la basura y los artículos de pesca que se tiran”, explicó. “La gente deja grandes cantidades de deshechos olvidados en la naturaleza. Al final van a pescar pero no entienden el factor ético de la actividad”.

“Yo me llamo a mí mismo pescador. Mientras pescas, aparte de eso, estás en sintonía con todo lo que te rodea. Hay que ser un poco conservacionista. Eso es lo que escribo en el libro: [con] la pesca, los pescadores salen a limpiar la basura y se aseguran de que el flujo de agua sea bueno y el hábitat de desove para las futuras poblaciones [sea bueno]. Pero me deprime un poco la basura. No se trata sólo de los pescadores, sino de la gente corriente. El problema es cada vez mayor en Inglaterra, y eso es algo que me molesta y me gustaría hacer algo al respecto. Lo único que puedo hacer en este momento es salir con una bolsa de basura y recoger cosas. En los años 70, teníamos una cosa que se llamaba 'Keep Britain Tidy', que se anunciaba en la tele, y que consistía en recoger la basura. Si la gente hiciera eso, todo el mundo estaría de mejor humor. Pequeños pasos, ya sabes".

El artista también habló sobre las nutrias, que, supuestamente, están reduciendo la población de peces exponencialmente en Reino Unido.

“Las nutrias fueron cazadas hasta la extinción durante varios cientos de años en Reino Unido y, después, fueron reintroducidas”, comenta Smith. “El problema es que los bancos de peces en Inglaterra tienen diferente presión que hace unos cientos de años. Probablemente no tenían la polución industrial”.

“Tenemos un problema de invasión de cormoranes, estas aves marinas están llegando al interior debido al agotamiento de las poblaciones de peces en el mar. Llegan y diezman, es decir, diezman a los peces de agua dulce. También tenemos una especie invasora de cangrejo de río. Es un cangrejo de río americano que se introdujo en el Reino Unido hace unos años para poder comerse, pero en lugar de ser controlado, se escapó porque podía caminar por la tierra. Se escaparon de los estanques a los ríos. Erosionan todas las orillas, se comen el desove de los peces”.

“Hace 20 años, yo podía ir a mi río local y pescar algunos peces pero ahora tendrías suerte de ver alguno porque la población ya ha sido diezmada. Ahora tenemos a las nutrias, y lo que pasa con las nutrias es que cogen un pez grande, que ha tardado 20 años en crecer, lo sacan del río, se comen una pequeña parte y lo dejan. Sólo están siguiendo su instinto. No es su culpa. Es que la gente las ha reintroducido. Se podría haber pensado un poco más, porque, sí, las nutrias estaban allí primero, pero eso era una época diferente. Ahora hay más presión sobre las poblaciones de peces. De hecho, la primera nutria que vi fue en mi río local. Fue avanzada la noche, y era grande. Esta cosa era como una foca bajando por el río. También son rápidas. Son cazadoras muy eficientes".

Adrian Smith también habló de sus viajes por la naturaleza en todo el mundo, llegando a encontrarse un demonio de Tasmania, en peligro de extinción.

“Fue increíble”, recuerda Smith. “Nos alojamos en un precioso hotel de Tasmania llamado London Lakes. Preciosos lagos y una tierra muy salvaje en medio de la nada. Silencio. Veíamos a grandes grupos de canguros desde los árboles. Una noche, uno de los chicos quiso salir de safari por la noche, después de cenar. Así que saltamos a su camión y teníamos las luces puestas. Vimos wombats. Son increíbles. Muchos canguros”.

“Sin embargo, él me dijo: 'Creo que hemos encontrado algo especial aquí' y se acercó al bosque. Había un Demonio de Tasmania comiéndose un canguro muerto. Nos acercamos mucho a él, podías escuchar los huesos crujiendo. No dejan nada, también se comen los huesos. Son carroñeros cumpliendo con su cometido, deshacerse de animales muertos. El canguro probablemente había muerto. Los diablos no cazan, solo limpian. No son rápidos. También había un animal llamado el tigre de Tasmania que se supone que se exitinguió. Probablemente no verás uno. Eran como grandes coyotes con rayas. Vimos al demonio y vivimos para contarlo”.

ctv-a1x-demonio-de-tasmania



RockFM