¿Alanis Morissette o Foo Fighters? La decisión que cambió la historia del rock de los '00

El batería de Foo Fighters, Taylor Hawkins, explica cómo decidió abandonar a Alanis Morissette para unirse a Dave Grohl
¿Alanis Morissette o Foo Fighters? La decisión que cambió la historia del rock de los '00

Tiempo de lectura: 3’

Durante una nueva entrevista con Triple M, el batería de Foo Fighters, Taylor Hawkins, ha recordado cómo tuvo que elegir entre quedarse en la banda de Alanis Morissette o dar el salto a los de Dave Grohl en el año 1997. Aquella decisión cambiaría la historia del rock de los '00, potenciando la fuerza de los Foo Fighters, ahora acompañados de un nuevo virtuoso en la batería y dejando que Morissette alejara su sonido del rock para perseguir nuevas metas a nivel artístico.

Cabe destacar que Foo Fighters, anteriormente, habían grabado dos discos: su trabajo homónimo de 1995, en el que Grohl se encargó de tocar y componer todo y, ''The Colour and the Shape', en el que el bueno de Dave volvió a grabar, además de sus partes, casi todas las baterías, salvo algunas en las que participó William Goldsmith, quien acabaría dejando la banda.

Cuando Hawkins fue preguntado sobre cómo había vivido escuchar a Foo Fighters como fan, acabó contando la historia de su decisión y posterior entrada a la banda.

"Me encantó. No podía creer que ese fuera el batería de Nirvana, para ser honesto. Acababa de unirme a la banda en directo de Alanis Morissette y, en aquel punto, estábamos girando en furgoneta por todo Estados Unidos, tocando en todos los pubs que pudiéramos".

"Lo cierto es que 'Jagged Little Pill' vio la luz, con muy pocas semanas de diferencia del primer álbum de Foo Fighters, estoy seguro de que salieron casi a la vez. El caso es que teníamos tres o cuatro discos que siempre escuchábamos en la furgoneta, una y otra vez, y uno de ellos era el primer disco de Foo Fighters. Todos nosotros, incluyendo a Alanis, nos enamoramos de aquel trabajo, había tanta alegría y era tan melódico...".

"No podía creerme lo melódico que era, también me acuerdo de que no paraba de escucharlo todo el rato junto am i hermano. Pensaba que sonaba como Sabbath o algo así. Había algo en la manera que Dave se grabó la voz y sus melodías que me recordaba a Steve Miller, lo cual es extraño, no sé por qué. Adoraba aquel disco".

Entonces, Taylor Hawkins vio pasar la oportunidad de su vida y tuvo que decidir si cogerla o no. Aunque pareciera una decisión difícil, sobre todo teniendo en cuenta el éxito del primer álbum de Alanis, el batería no dudó en abandonar a la canadiense para comenzar su aventura junto con el bueno de Grohl.

"Hay muchos factores que llevaron a aquello. Yo quería estar en una banda, y Alanis era un encanto y nos trataba como a una banda, tocábamos como una banda. En definitiva, éramos una banda y además éramos buenos. Muchos de los músicos que estaban allí habían hecho de todo: Chris Chainey toca en Jane's Addiction, Nick Lashey hace muchas cosas, compone muchísimo y es un gran músico de sesión. Por otra parte, ahora Jesse Tobias toca con Morrisey".

"Si miras atrás y ves a aquella banda, la primera banda de Alanis Morissette, éramos una amalgama de todas nuestras bandas favoritas, pero éramos un grupo de rock and roll". Este, según Hawkins, pareció ser el problema.

"Sentí que ella quería ir en una dirección distinta, lo cuál, al final, acabó haciendo, porque su siguiente disco era mucho más suave. Creo que acabó harta de ser una chica enfadada, no creo que ese fuera el camino que ella quería tomar".

"Y, por supuesto, yo quería ser más pesado y más duro, así que, justamente, la oportunidad llegó al mismo tiempo en el que yo comencé a pensar: 'Vaya, es posible que no consiga pasar el próximo corte de Alanis'".

"Escuché en la radio que el batería de Foo Fighters lo había dejado y, literalmente, llamé a alguien que conocía a Dave, conseguí el número de Dave y le dije: 'Yo soy tu hombre'".

RockFM