Alice Cooper estuvo "noqueado" tres semanas después de contraer COVID-19

Alice Cooper vuelve a explicar su experiencia tras pasar el COVID-19 y asegura que fueron unas semanas muy duras
Alice Cooper estuvo "noqueado" tres semanas después de contraer COVID-19

Tiempo de lectura: 2’

La semana pasada, Alice Cooper habló en 'Good Day Rochester' sobre su batalla contra el COVID-19 que tuvo lugar a finales del 2020. El músico dijo (según la transcripción de Blabbermouth): “Mi mujer y yo lo tuvimos al mismo tiempo, en Navidad; justo en Navidad”. Añadió: “Todo lo que realmente hizo conmigo fue noquearme. Durante tres semanas sentí que aguantaba 12 asaltos con (la leyenda del boxeo) Roberto Durán; simplemente fui golpeado. Y después de eso, cada día te vas sintiendo un poco mejor, y pasado un mes te empiezas a sentir bastante bien. Y ahora soy un anticuerpo andante”.

En una charla paralela en 'Good Day Rochester', el famoso rockero de 73 años actualizó la información sobre su estado de salud, diciendo: “Ahora estoy bien, Ya he recibido las dos dosis de la vacuna y todo ha vuelto a la normalidad. Realmente ahora ya no tengo que volver a ir al hospital ni nada por el estilo. Pero te agota. Así que ponte las dosis, ve a ponerte la vacuna”.

A principios de este mes, Cooper le dijo a Arizona Republic que él y su espeso “fueron aniquilados” después de contraer este nuevo coronavirus. “Perdí un total de 15 libras”. Dijo: “No podía dormir. No podía comer. Ahora me siento bastante bien. Me siento como si estuviera al menos a un 95%".

Alice y su esposa ya han sido vacunados de las dos dosis en su ciudad natal de Phoenix, Arizona. Así explicó la experiencia en 'Trunk Nation Whit Eddie Trunk': “Tengo algo de pánico a las inyecciones porque odio las agujas más que cualquier otra cosa y nunca me ha gustado que me pinchen, era la cosa más dolorosa que jamás había sentido en mi vida... Y en la segunda dosis, después de 12 horas dije: 'Oh, tío. Esto no es nada'. Tuve escalofríos durante unas dos horas y estuve tapado con mantas todo ese rato, después ya desapareció.

Lo curioso es que estaba viendo a la gente recibir la vacuna y ni siquiera vi una mueca”. Añadió: “Ni siquiera vi eso. Y dije: '¿Cómo es que esta gente no está reaccionando?' Había una anciana recibiendo la inyección y ni siquiera se inmutó” y yo dije: 'Tío, ¿soy tan cobarde?'”.

En marzo de 2020, Cooper ya dijo en Arizona Republic que se sentía “menos vulnerable” en su casa que estando en un hotel diferente cada día. “No sabes quién ha estado allí, qué han tocado”, explicó. “Cuando estaba en Europa, me pasaba todo el día lavándome las manos. Cada vez que tocaba algo pensaba 'Vaya, ¿cómo sabes que no estaba infectado?”.

En cuanto si estaba preocupado por la posibilidad de contraer COVID-19, Cooper le dijo a Arizona Republic en ese momento: “No tengo miedo de esto... Pero tienes que considerar a todos. Nunca se sabe cuáles son los problemas de salud de tu vecino”.



RockFM