Alice Cooper explica cómo reaccionó su cuerpo al vacunarse contra la COVID-19

El legendario vocalista recibió la segunda dosis de la vacuna el mes pasado
Alice Cooper explica cómo reaccionó su cuerpo al vacunarse contra la COVID-19

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista con Trunk Nation With Eddie Trunk (transcrita por Blabbermouth.net), el legendario vocalista Alice Cooper ha explicado cómo reaccionó su cuerpo tras recibir la segunda dosis de su vacuna contra la COVID-19, que recibió en su ciudad natal de Phoenix, Arizona. El rockero fue uno de los primeros en vacunarse y uno de los músicos que más ha defendido el proceso de inmunización.


“Odio las inyecciones. Odio las agujas más que nada en el mundo. Y, la verdad, no sentí dolor con ninguna de las dos inyecciones, ha sido la cosa menos dolorosa que he sentido en mi vida. Con la segunda dosis, 12 horas después, fue como: 'Oh, tío, pero si esto no es nada'. Tuve fiebre durante un par de horas. Estuve ese ratito tumbado y tapado con una manta y se me pasó. Eso fue todo”.


“Lo gracioso es que estaba viendo a gente vacunarse y no hacían ni una mueca. Nadie tenía miedo. Y fue como: '¿Por qué a esta gente no le desagradan las inyecciones?' Había una señora mayor poniéndose la vacuna al mismo tiempo que yo y no se quejó. Entonces dije: 'Tío, ¿de verdad soy tan llorón?'”.


El mes pasado, tanto Alice como su esposa se pusieron la primera dosis de la vacuna y, además, desvelaron que ya habían pasado la COVID anteriormente. En un vídeo, el cantante de 73 y su compañera, Sheryl Cooper, explicaron que habían recibido la vacuna en un centro de Phoenix. Los encargados de ponérsela fueron Team Rubicon, una ONG que, pese a que ahora está ayudando a la campaña de vacunación, suele, por lo general, poner en contacto a veteranos militares en situación de necesidad con servicios de asistencia primaria.


En marzo de 2020, al comenzar el gran confinamiento, Cooper afirmó, en una entrevista para Arizona Republic, que se sentía “menos vulnerable” en su casa de lo que lo hacía de gira, en un hotel distinto cada día: “No sabes quién ha estado ahí antes ni qué han tocado. Cuando estuve por Europa, me pasaba el día echándome gel hidroalcohólico y lavándome las manos. Cada vez que tocaba algo pensaba: '¿Cómo sé que esto no está infectado?'”.


El músico, además, afirmó no tenerle miedo al virus: “No tengo miedo de esto. Sin embargo, tienes que tener en cuenta a todo el mundo. Nunca sabes qué problemas de salud puede tener tu vecino”.

RockFM