Alice Cooper recuerda su incredulidad cuando anunció el Grammy más polémico de la historia del rock

Fue en 1989, cuando Jethro Tull se llevó el premio en lugar de Metallica, aunque nadie se lo pudiera creer
Alice Cooper recuerda su incredulidad cuando anunció el Grammy más polémico de la historia del rock

Tiempo de lectura: 3’

Allá por 1989, unos jóvenes Metallica eran nominados por primera vez a un Grammy por la "Mejor Interpretación de Rock/Metal". Todo el mundo pensaba que su trabajo en el '...And Justice for All' les valdría el premio, pero, como muchos recordarán, al final, la victoria se la acabó llevando Jethro Tull. Los fans de la banda de San Francisco, e incluso algunos de los presentes en la entrega de premios, montaron en cólera. Mientras tanto, la única justificación de la discográfica de Tull en aquel momento fue decir que su característica flauta "era un instrumento pesado y de metal".

Alice Cooper y Lita Ford en los Grammys de 1989

Alice Cooper y Lita Ford en los Grammys de 1989

Sea como fuere, el encargado de dar aquel premio, junto a Lita Ford, fue Alice Cooper, quien ha recordado su confusión e incredulidad en aquel momento en una nueva entrevista con Meltdown, programa de la radio de Detroit WRIF.

"Mira, lo primero de todo, cuando estás practicando para dar el premio en los ensayos, abres un sobre y te dicen que digas en nombre de cualquiera de las bandas. Estaban Metallica y todas aquellas grandes bandas de heavy metal y después Jethro Tull, que está bastante lejos de ser considerado un grupo de ese género. Total, que cuando llegó el momento, abrí el sobre y dije: 'Y el ganador es... ¡Jethro Tull!'. Todo el mundo se partió de risa. Miré a todas partes. Necesitaba encontrar a alguien y preguntarle si me habían dado el sobre equivocado, quizás era el del ensayo. Me dijeron que no. Entonces, me di cuenta de lo que pasaba. Aquel día, en aquellos tiempos, para la gente que estaba votando, los jueces, Metallica era algo totalmente nuevo, el metal, incluso, era algo que no conocían, y la única banda a la que reconocían, de entre toda la lista de nombres, era a Jethro Tull. Ni siquiera los miembros de la banda se lo podían creer".

Jethro Tull no asistió al evento y Cooper acabó aceptando el premio en su nombre. "Dije: 'Acepto esto en nombre de Jethro Tull, aunque creo que lo van a mandar de vuelta'", recuerda en su entrevista.

Este escándalo, sin embargo, sirvió para que, en 1990, se separara el premio en dos categorías, una para el hard rock y otra para el heavy metal. Al año siguiente, Metallica se llevaría, esta vez sí, el oro, por su intepretación de "One". Desde entonces, el cuarteto de San Francisco se ha llevado otra docena de galardones.

Como curiosidad, cabe destacar que, cuando Metallica se llevó otro premio a la Mejor Interpretación de Metal por el 'Black Album' en 1992, el batería de la banda, Lars Ulrich, dio las gracias, de broma, en su discurso, a Jethro Tull por no haber sacado nuevo disco aquel año.

Lo que opinan los miembros de Jethro Tull

El año pasado, Ian Anderson explicó que sigue sin sentir que aquel premio tuviera que ver con su disco de aquel entonces, 'Crest of a Knave', aunque no deja de considerar aquel premio como un reconocimiento a su carrera.

"Mi opinión es que no nos dieron un Grammy por ser la mejor interpretación de hard rock o metal, nos lo dieron por ser un puñado de gente maja que no se había llevado uno de esos premios antes", admitió el músico. "Y esto fue porque no había un premio para el mejor flautista cojo del mundo, si no, tendría que haber comprado unas cuantas chimeneas más y haber hecho más espacio para mis premios".

El pasado mes de noviembre, el guitarrista de la formación entre 1968 y 2012, Martin Barre, sacó pecho de este reconocimiento.

"Pues mira, siendo honesto, en mi opinión, no hubo ninguna controversia, no sé si me entiendes. La verdad es que estoy mirando a mi Grammy ahora mismo, está bien visible en una estantería de mi estudio", dijo entre risas.

"Y sí, hay algunas personas que vienen por aquí para trabajar conmigo y, cuando lo ven, se enfadan bastante. Y yo estoy como: 'Sí, es un Grammy. Es mío y yo me lo gané'. Bueno, vale, no lo digo, pero sí que lo pienso", afirmó.

"Recuerdo que aquel día estaba en casa, era medianoche, me iba a ir a la cama y me llamaron por teléfono diciendo: 'Has ganado el Grammy'. Me quedé impresionado. Lo peor es que quedamos como unos maleducados porque no estuvimos ahí para recogerlo, eso es lo malo. Lo único malo, de hecho, fue eso. La verdad es que me hubiera encantado aprovechar la ocasión y, si me gustaría tener la oportunidad de volver a hacer algo así, no sé...".

RockFM