Angus Young (AC/DC) y la inoportuna llamada de Eddie Van Halen: "¿Eddie... quién narices?"

El guitarrista de AC/DC habla sobre la mala costumbre de Eddie Van Halen de llamar a horas intempestivas
Angus Young (AC/DC) y la inoportuna llamada de Eddie Van Halen: "¿Eddie... quién narices?"

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva aparición el Talk Is Jericho, el guitarrista y líder de AC/DC, Angus Young ha recordado a Eddie Van Halen, fallecido el pasado octubre, y ha contado algunas anécdotas divertidas sobre el artista, incluyendo la de su inoportuna llamada de madrugada.

"Recuerdo que tocamos en Europa, en un festival como el Monsters of Rock o similar, nosotros estábamos allí y Van Halen también lo estaban", recuerda Young. "Nuestras dos bandas eran cabeza de cartel, hicimos muchas fechas por Europa y aquel, el de Donnington, era el más grande del momento".

"Recuerdo que, cuando Brian Johnson se unió a la banda en 1980, cuando no llevábamos mucho, estábamos ensayando en Londres después de acabar con 'Back in Black'. El caso es que Van Halen también estaban en la ciudad y a Eddie le dio por llamarme, me hizo una llamada de teléfono a mitad de la madrugada".

"Estaba muy cansado y me había ido a dormir, así que fue mi mujer la que cogió el teléfono. Ella hablaba, así que yo pensaba, 'Debe ser alguien de casa...'. Pero no, era Eddie, y entonces se acercó, me despertó y me pasó el teléfono. Me dijo, 'Eddie está al teléfono' y yo, enfadado, le contesté, '¿Eddie quién narices?'".

"Total, que cojo el teléfono y me dice, '¡Hola tío, ¿sabes que eres un cabronazo increíble?' y yo le contesto, 'Sí, pero son las dos de la mañana'. Ahí estaba el resto de la banda, riéndose y Eddie me preguntó que si quería acercarme a pasar el rato con ellos. Mi repuesta fue, 'Bueno, si no llego, estoy seguro de que nos encontraremos en algún lado'".

"Volviendo al festival, estaba ahí, en Donnington, vino antes de que saliéramos al escenario -yo estaba ahí con el uniforme de colegial puesto- y se acercó. La verdad es que fue un tipo encantador y se notaba que estaba contento de verme. La verdad es que, al principio, me quedé un poco en shock. Tengo a este tío delante. que casi no conozco, que viene y me dice, '¡Ey, locuelo cabronazo!' solo para darme un abrazo después".

"Siempre fue un tío divertido, la última vez que vino estábamos en Los Ángeles, donde vinimos en el tour de 'Black Ice' y se acercó al show. Ahí estaba, como siempre, dando grandes abrazos y con una sonrisa enorme. Como persona, era todo encantado y muy divertido".

"Le gustaba mucho Malcolm, porque, en ese tour, fueron a un par de clubs y estuvieron tomando algo. También quedó con Brian, pasaron el rato, jugaron a los dardos... Le encantaban esas cosas".

RockFM