Angus Young deja en evidencia a bandas "como Van Halen" narrando el traumático comienzo de AC/DC

El guitarrista de AC/DC tiene claro que los comienzos de su banda fueron más difíciles que las de otros grupos
Angus Young deja en evidencia a bandas "como Van Halen" narrando el traumático comienzo de AC/DC

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista con Total Guitar, Angus Young, el icónico guitarrista de AC/DC, ha recordado los primeros momentos en los que formó la banda junto a su difunto hermano, Malcolm Young y ha comparado sus comienzos con los de otras bandas como Van Hlen.

Durante la charla, el guitarrista habló sobre los primeros pasos de la formación, antes de convertirse en colosos legendarios, cuando tenían que tocar en sucios bares de mala muerte delante de una audiencia hostil y ebria en el circuito "amateur" de Australia.

El problema, según Young, es que durante su etapa en el instituo, siempre había una banda "como Van Halen" (suponemos que salvando las distancias espaciotemporales) con un tipo "con pelo largo y rubio" moviendo sus caderas. Aparentemente, esta tendencia era más común de lo que mucha gente se piensa. Por supuesto, los hermanos Young no podían aspirar a emular a ninguna de estas formaciones en los sitios en los que tocaban... por su propia seguridad.

Y es que parece que, según dice Angus Young, su audiencia era mucho más "crítica" y, sobre todo, mucho más hostil que los chiquillos de instituto que solo querían disfrutar de un baile suave. Entre cervezas y roña, AC/DC luchaba por sobrevivir cada noche, tocando madera para que no se les rompiera una cuerda de la guitarra o algo por el estilo porque el resultado de aquello podría convertirse en una verdadera película de terror.

"Algunos de los lugares en los que tocamos eran peores que un retrete. Había tanta chatarra por ahí que tocabas detrás de los amplis. Cuando estaba en la escuela y había un baile con una banda, siempre era un grupo como Van Halen, con el tío de pelo largo y rubio moviendo sus caderas".

"En los pubs en los que tocábamos, delante de aquella acalorada y sudorosa audiencia de traga-cervezas, no podías ni soñar con hacer eso. Eran el tipo de personas que no te dejaban ni afinar tu guitarra. Si se te rompía una cuerda, era el fin", narra Young.

"A veces acababas con dos cuerdas, porque no había manera de que te fueran a dejar parar un par de minutos para arreglar tu guitarra. Recuerdo una noche que le dije al resto de la banda: 'No pienso salir ahí fuera'. ¡Ni la policía podía entrar al bar!".

"Había un loco corriendo por ahí, dentro del comedor, con un cuchillo de carnicero, intentando apuñalar a la gente. Mientras tanto, la primera fila estaba repleta de moteros. Recuerdo decir: '¡Lo único que quieren es sangre!'. Mirabas hacia a fuera y parecía una fila de asesinos. Su mirada decía: '¡Traednos a ese pequeñín en pantalones cortos!'".

RockFM