25 aniversario del Viña Rock: una vuelta a la vida

El festival celebra su vigesimoquinta edición después de 2 años de pandemia
25 aniversario del Viña Rock: una vuelta a la vida
  • @viñarockoficial
INSTAGRAM

Tiempo de lectura: 2’

El Viña Rock es uno de los festivales que más nivel de gente mueve a nivel nacional, y dentro del género rock más aun. Esto es algo que se ha visto en esta edición, muy esperada porque celebran el cuarto de siglo y porque después de dos años de espera todo el mundo tenía muchos ganas. Y así quedó demostrado. 4 días de música, sol, lluvia y gente, mucha gente que inundo las calles de Villarrobledo de la normalidad que llevamos tanto tiempo esperando.

Todo comenzó el miércoles con la fiesta de bienvenida donde el tiempo respetó para que la gente pusiera las tiendas, aparcara los coches y se preparara para los cuatro días del Viña Rock. Para destacar del primer día tenemos dos nombres: Poncho K y Rulo con su 'Noches de Fuga y Contrabanda', que protagonizó un momento muy emotivo cuando el propio Rulo se acordó de Boni (Barricada) dedicándole su "Heridas de Rock N Roll".

Y los momentos vibrantes continuaron al día siguiente cuando llegaron los Porretas. Como siempre dedicaron su "Y aun arde Madrid" a su vocalista fallecido, Rober, pero la piel se mantuvo erizada con su "Resistiré". Una canción que siempre está en su setlist pero esta vez supo a punto y aparte con todo lo que hemos vivido y la vuelta a lo que queremos vivir. De este jueves también apuntar el concierto que dió el Drogas y la fiesta con Talco, que era el cabeza de cartel de esta edición.

Del viernes un primer plato fuerte, Obús, como uno de los clásicos que pisaron el escenario Villarrobledo. Y por la noche llegaron la M.O.D.A con Desakato que son de esos grupos que han ido año tras año sumando gente a sus conciertos, pasando a llenar a la explanada principal del recinto. Cerrando el día estuvieron Los de Marras que se han convertido en un clásico del festival.

Por último, el sábado tenía muchos platos fuertes que todo el mundo no se quiso perder. Hubo gente que no se movió del escenario de Heavy Metal, el escenario Villarrobledo, ya que aparecieron por allí nombres como Leo Jiménez o Sôber. Y de la fiesta final se encargó Boikot, puesto ahí a conciencia para cerrar esta edición con un show a la altura de la banda. Todo el mundo se quedó hasta el final porque las ganas siguieron latentes hasta las 6 de la mañana del domingo cuando acabó todo y la gente abandonó el recinto pensando ya en la edición del año que viene.

RockFM