Ann Wilson recuerda cómo fue discriminada por su físico en los '80: “Querían que fueras como una modelo"

La cantante de Heart habla sobre los estereotipos machistas en el mundo del rock durante la década de los '80
Ann Wilson recuerda cómo fue discriminada por su físico en los '80: “Querían que fueras como una modelo"

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista con Mind Wide Open, el podcast que conduce Lily Cornell, Ann Wilson, vocalista de Heart ha recordado cómo fue discriminada por su físico de forma “horrible y cruel” durante el mejor momento de la carrera de la banda.


“La ansiedad llegó a su mayor exponente para mí en la década de los '80, cuando Heart estaba alcanzando su mayor éxito comercial. Cuando eso sucede, llegas a un momento en el que se te cruzan los focos. Además de todo esto, estábamos en los días de la MTV, cuando no solo tenías que estar en una banda, sino que también tenías que parecer una modelo, tenías que poder cantar, bailar, actuar y lucir perfecta todo el tiempo desde cada ángulo”.


La peor parte de este “body shaming” llegó, además, desde la prensa, más concretamente por parte de los reporteros que iban a cubrir los conciertos de Heart.


“No me dejaban de criticar por no lucir como una modelo, por ser real. Recuerdo un par de críticas que eran, directamente, crueles. Eran personales, crueles y horribles”.


La peor de todas dejó a Wilson sin palabras:


“Estábamos en un aeropuerto y leí una crónica de la noche anterior que se dedicaba a decir todo lo que estaba 'mal' sobre mí. Ni siquiera mencionaban que cantaba. Tuve que encontrar un baño y meterme en uno de los váteres durante un rato solo para relajarme, porque sentí que me volvía loca. Sentí que era demasiado. No podía asumir todas esas críticas en una escala tan pública. Cuando me relajé y salí estaba bien, pero esa clase de cosas comenzaron a suceder. Aquello me llevó a sufrir pánico escénico. Era como: 'No quiero salir ahí fuera'. Esa clase de críticas, todas dirigidas a una sola persona en la banda, como si todo fuera mi culpa, eran demasiado para cargar con ello. No podía gestionar algo así”.


La ansiedad se convirtió en uno de los mayores demonios de Wilson, que empezó a desarrollar hábitos que distaban de ser sanos.


“Me iba de fiesta solo para relajarme. Intentaba escapar, a través de eso, de mi ansiedad. Un razonamiento muy clásico. Si algo es aterrador, te supera y no puedes enfrentarte a ello, puede que te refugies en las drogas y el alcohol, que es lo que hice yo en aquel momento”.


La cantante ha afirmado que los '80 fueron “la peor época en términos de lo que se refiere a la aceptación de las mujeres”. Ahora, Wilson afirma que, aunque se ha hecho mucho trabajo desde entonces para mejorar la situación, aún hay muchas cosas que deben cambiar.


“Creo que los cuerpos de las personas se aceptan mucho más ahora, simplemente porque hay gente que ha dado un paso adelante y ha dicho: 'Mira, así soy yo. Esta soy yo'. Creo que hemos avanzado mucho, pero todavía nos queda mucho camino por delante para aceptarnos de verdad entre nosotros”.




RockFM