Así afectó el éxito del grunge a Guns N' Roses: "Se reían de Slash como si fuera un dibujo animado"

Gilby Clarke, ex-guitarrista de Guns N' Roses, explica cómo afectó el "boom" del grunge a la banda californiana
Así afectó el éxito del grunge a Guns N' Roses: "Se reían de Slash como si fuera un dibujo animado"

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista con '80s Metal Recycle Bin, el ex-guitarrista de Guns N' Roses, Gilby Clarke, ha hablado cómo afecto la llegada y el triunfo del grunge a un conjunto de la talla de los californianos, en cuyas filas militó entre 1991 y 1994.

"Se hablaba mucho, muchísimo, sobre cómo estaban cambiando las cosas. Axl Rose siempre estuvo en la vanguardia en ese sentido. Le encantaba Nirvana, le encantaba Soundgarden y le encantaba Pearl Jam", explica Clarke.

"Aquellas bandas le gustaban mucho más que a Slash, Duff McKagan o a mí. Nosotros asimilamos el cambio con más lentitud. Creo que cuando más lo notamos fue cuando salimos de gira".

"Yo había grabado un disco en solitario, Slash había grabado un disco en solitario. De repente, pasamos de tocar en estadios un año, a tocar en clubes al siguiente. A veces teníamos suerte y conseguíamos un teatro o un recinto similar".

"Sin embargo, piensa que, dos o tres años antes, Slash y su banda en solitario podrían haber estado tocando en arenas. En aquel momento, nos dimos cuenta de que el clima musical había cambiado".

Sin embargo, más allá de la carretera, Gilby y Slash se dieron cuenta de que los fans ya no eran los mismos -o de que, al menos, ya no tenían los mismos gustos- de una manera muy particular.

"Recuerdo algo que nos marcó a Slash y a mí saliendo una noche del Rainbow. Esto sucedió como en el '92 o el '93".

"Alguien le vio y dijo, 'Oh dios mío. Mira, es Slash'. Sin embargo, se estaban riendo, como si fuera un personaje de dibujos animados, no Slash de Guns N' Roses, lo cual, tres o cuatro años antes, significaba ser el cabrón que más molaba en todo el planeta".

"Así que, sí, ahí van un par de cosas que nos hicieron darnos cuenta de que las cosas estaban cambiando un poco. Algunas bandas pasaron a ser más caricaturas de sí mismas que conjuntos con cierta credibilidad musical".

RockFM