Así es como Pantera la lió parda y consiguió que la policía se pusiera a beber con ellos

Las anéctodas de Pantera son tan salvajes como la propia banda

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista con Revolver (vía Ultimate Guitar), Phil Anselmo y Rex Brown han celebrado los 30 años de la salida de 'Vulgar Display of Power'. Los dos miembros supervivientes de Pantera han recordado cómo solían jugar a un juego de beber después de grabar y que, de hecho, un día consiguieron que un policía se uniera al mismo.

Y es que Pantera tenían la fama de ser una de las bandas a las que más les gustaba la fiesta de toda la industria. Cada uno de sus encuentros se recibía con cantidades industriales de alcohol. Este juego en concreto se llamaba “Twist and Hurl” (Gira y lanza).

“Era un juego y había una señal de callejón sin salida. El estudio estaba ahí, tocábamos ahí dentro y salíamos. Había un pequeño parking,. Y estábamos al final del callejón, donde estaba la señal justo al final”.

“El juego era abrir la cerveza, dar una vuelta y zumbar a la maldita señar. Supongo que despertamos a algunos vecinos”, confiesa Phil Anselmo.

“Así que vino la policía y nos hicimos amigos suyos en cierto punto. Estaban en plan: 'Estamos cansados de venir hasta aquí'. Así que les pregunamos. '¿Queréis probar?'. Y uno de los policías lo hizo casi al final. Dimebag hasta dibujó una jodida X, ya sabes, un punto desde el que lanzar frente al estudio. Pero ya sabes, es más o menos en ese punto - su viejo se había hecho cargo. Su padre fue ingeniero allí durante años, y allí es donde crecimos de niños".

Sea como fuere, durante la grabación de 'Vulgar Display of Power' la banda no dejó de esforzarse ni un solo segundo.

“Recuerdo que llevaba cantando durante unos días, estaba frustrado, estaba cansado... Estábamos trabajando en 'Hollow'. Y al final no fue... Yo me quejé mucho del final. Era como: 'Sí, tiene que ser heavy, tiene que ser esto y lo otros'. Yo me fui a casa y el resto se quedaron a trabajar hasta tarde”.

“Al día siguiente, Terry Date, nuestro productor, dijo: 'Ven al puto estudio. Vamos'. Entré y me ordenó: 'Venga, venga, siéntante'. Y me puso todo el final de 'Hollow', que era jodidamente genial, me quedé impresionado”.

“Lo habían grabado, se habían quedado en el estudio aquella noche y no habían dejado de trabajar en ello, sin parar, y yo entré pronto aquel día para trabajar en ello. Para cuando llegué allí todos estaban como: 'Vale, querías un final y ahora lo tienes'”.

RockFM