Así fue la grabación de "Shot in the Dark" y la prueba "de fuego" para saber si AC/DC podría volver en directo

Los miembros de AC/DC se probaron en directo durante la grabación de "Shot in the Dark"
Así fue la grabación de "Shot in the Dark" y la prueba "de fuego" para saber si AC/DC podría volver en directo

Tiempo de lectura: 2’

Si te gusta el rock y no vives aislado en una cueva sin WI-FI, probablemente sabrás que, la semana que viene, más concretamente el próximo 13 de noviembre, AC/DC saca su nuevo disco, 'Power Up'. Además, también puede que sepas que su primer single es "Shot in The Dark", del que se estrenó un nuevo videoclip la semana pasada. Sin embargo, ahora por fin sabemos más detalles sobre el mismo. (vía Loudersound)

Y es que, gracias a un nuevo vídeo en el que se muestra cómo se grabó, también hemos podido descubrir que, detrás de todas las risas y el buen rollo característico de los australianos, la grabación también se convirtió en una prueba de fuego para AC/DC, ya que sería la primera vez que probaran a tocar en directo, a las pocas horas de terminar de grabar las imágenes que pudiste ver la semana pasada. Todo esto, por supuesto, sucedió antes de que ni siquiera supiésemos lo que era el COVID-19.

Sea como fuere, parece que la prueba salió bien, porque AC/DC marcharía, teniendo listo el videoclip, hacia Amsterdam, donde la banda estaría dos semanas ensayando de cara a la gira promocional de 'Power Up'. Como es evidente, esos planes, por el momento, siguen estando congelados hasta que la situación, antes o después, comience a mejorar.

"Teníamos todo preparado para grabar un vídeo", explica Angus Young, "y decidimos alquilar una sala de ensayo para tocar y, así, poder ver cómo sonábamos en directo y si la nueva tecnología para mejorar la audición de Brian funcionaba bien".

"Lo primero que tocamos, nada más llegar, fue 'Back in Black'", recuerda Brian Johnson. "Si puedo cantar esa, puedo cantar lo que sea. Y lo mejor es que podía escucharlo todo. Después tocamos 'Shot Down in Flames', 'Hell Ain't a Bad Place to Be'... todo el set. Estuvimos 15 días tocando sin parar. Las guitarras sonaban genial. Recuerdo que dije: 'Angus, puedo escuchar cada pequeño matiz de cada nota que estás tocando'. Y él me contestó: 'Oh, entonces más me vale comenzar a ensayar más'. … ¡El sentido del humor de Angus! Fue un momento maravilloso".

"La banda estaba tocando realmente bien", dice el bajista Cliff Williams, que, como puede que sepas, ha regresado de su retiro para grabar el disco y dar algunas fechas con la banda. "Brian estaba cantando realmente bien. '¿Y si hacemos algunos conciertos?' 'Por supuesto, vamos a darle caña'. Y entonces, el maldito virus apareció. Todo se congeló. Lo único que podemos hacer es sacar este disco y ver qué nos depara el futuro. Con suerte, serán conciertos. Eso es lo que nos gusta hacer, aunque solo sean unos pocos para salir ahí fuera".

RockFM