Así ha sido el primer concierto "en burbujas espaciales" de la historia: "raro", divertido y seguro

Toca protegerse, pero es compatible con la música en directo de la mano de Flaming Lips
Así ha sido el primer concierto "en burbujas espaciales" de la historia: "raro", divertido y seguro

Tiempo de lectura: 2’

¡Increíble pero cierto! Tal y como informa la revista Rolling Stone, la banda de rock Flaming Lips ha dado el primer concierto "en burbujas espaciales" de la historia. De hecho, han sido dos. La banda, que fue obligada a posponer estas fechas tan especiales y distintas, por fin pudo subirse al escenario y dio un par de shows el pasado fin de semana en Oklahoma City, su ciudad natal. Durante el show, tanto ellos como la audiencia estuvieron asilados en grandes burbujas hinchables.

El frontman de la banda, Wayne Coyne, ha compartido imágenes del show del pasado viernes, que tuvo lugar en un local llamado The Criterion, en su cuenta oficial de Instagram, en la que se le puede ver actuando delante de una feliz - ¿y burbujeante?- audiencia. El cantante, como te hemos comentado, también tuvo su propia burbuja en la que se podía leer, "Que le den al coronavirus" como muestra de aplomo y ansias de superar este oscuro momento.

Los "Space Bubble Concerts", como la banda los llamó, estaban, originalmente, programados para diciembre, pero el aumento de contagios en el estado de Oklahoma y su área metropolitana obligaron a Flaming Lips a posponer sus shows al 22 y 23 de enero. Estos conciertos, además, han sido una prueba para esta nueva dinámica de las burbujas que, según dijo Coyne el pasado octubre "es más segura que ir al supermercado".

"Cogemos a todo el mundo y les orientamos ordenadamente hacia sus burbujas", dijo el cantante el pasado diciembre a la Rolling Stones. "En octubre, conseguimos que todo el mundo pasara de entrar al recinto a estar en sus burbujas en 20 minutos, y esa es la parte en la que queríamos trabajar. Una vez entras en la burbuja, puedes hacer lo que te de la real gana, y eso es lo bonito. Por eso llevamos tanto tiempo intentando sacar esto adelante".

"No quiero que nadie piense que esto es una fiesta de raritos. Es un evento tan restringido como raro. Pero es raro, precisamente, para que podamos disfrutar de un concierto sin poner a nuestra familia, y a todo el mundo, en riesgo. Creo que funcionará".

Al final, por lo que parece, el evento no solo ha funcionado, sino que ha sido seguro. Aunque esperamos que esto acabe pronto, nos alegra ver que se encuentran maneras de que se sigan celebrando concierto mientras tanto.

RockFM