El batería de Bruce Springsteen desvela las duras consecuencias físicas de sus conciertos de cuatro horas

Los conciertos de Bruce Springsteen son muy largos, y eso se nota después de cada show
El batería de Bruce Springsteen desvela las duras consecuencias físicas de sus conciertos de cuatro horas

Tiempo de lectura: 2’

Durante una nueva entrevista con Vater Drumsticks, el batería de Bruce Springsteen, Max Weinberg, ha hablado sobre los largos shows, de hasta cuatro horas, que el Boss realiza en directo y de las consecuencias físicas que tienen, sobre todo teniendo en cuenta que el músico lleva formando parte de la banda desde 1974.

"Solemos tocar shows de cuatro horas con mucha intensidad, y te podría contar muchas historias sobre eso. Lo mejor de tocar con Bruce y la E Street Band es que todos tocamos a su alrededor, es interesante porque todos le seguimos a él durante los conciertos".

"No creo, por ejemplo, que el bajista Garry Tallent y yo hayamos tenido una conversación en la que hayamos dicho, 'Vamos a compenetrarnos en este punto'. Simplemente lo hacemos. Y la exigencia física es lo más importante, todo esto se puede resumir con la frase que me dijo Bruce hace 46 años, cuando le conocí: 'Nos tomamos nuestra diversión muy en serio'. Eso se me quedó".

"Nos tomamos nuestra diversión muy en serio porque no es ninguna broma. Podemos improvisar, pero no estamos en una jam, y es que, aunque a veces seamos espontáneos, somos una banda que tiene dar un show y eso es intenso":

"Cuando tienes 20 años, puedes estar tres días despierto sin problema, pero cuando llegues a los '70, tendrás que cuidarte todos los días del año. Hemos tenido mucha suerte de que nuestra banda siempre haya ido tan rápido. Nunca nos quedamos en una ciudad después de un concierto, siempre volvíamos al bus, a la furgoneta o a lo que fuera y nos íbamos al siguiente lugar".

"Y creo que eso es lo que nos evitó, a todos, caer en esta 'escena rockera' de los '70 y los '80, por decirlo de alguna manera. Te voy a ser sincero, nunca he tenido problemas para dormir después de un concierto, porque cuando tocas cuatro horas seguidas a ese nivel, acabas destrozado":

"Y el batería de la E Street Band nunca se cambia de posición con otro, porque hacemos unos finales muy largos, en los que, además, tengo que hacer un solo de guitarra, así que no paro, realmente".

"Eso sí, duele mucho, cada parte de tu cuerpo se resiente. Cada articulación, tu cabeza, encima estás empapado de sudor... pero para qué mentir, sigue siendo una sensación fantástica. Eso es lo importante cuando estás en una banda así, tienes que estar en un estado mental muy concreto y yo sé llegar ahí".

"Alguien me dijo que he llegado a tocar en casi 4000 programas de televisión, como parte de la banda de un late night, también he hecho muchas horas en televisión. Y, claro, tampoco recuerdo cuántos conciertos habré dado en mil situaciones distintas. Nunca he sido músico de sesión, pero también he tocado en unos cuantos discos, aunque en ese sentido nunca me he puesto muchas medallas".

"Así que básicamente, me he pasado toda mi vida adulta labrándome una carrera en dos trabajos distintos, además de las cosas que no hacía cuando estaba con Bruce o tocando en la televisión".

RockFM