El bebé del 'Nevermind' (Nirvana) carga de nuevo: "La industria prioriza los beneficios antes que la dignidad"

Aunque parecía ser un caso cerrado, Spencer Elden agota sus últimas vías en su batalla contra Nirvana
El bebé del 'Nevermind' (Nirvana) carga de nuevo: "La industria prioriza los beneficios antes que la dignidad"

Tiempo de lectura: 3’

Aunque un juez ya había desestimado la demanda contra Nirvana presentada por el bebé de la portada del 'Nevermind', Spencer Elden, después de que se le pasara el plazo para contestar a la solicitud de desestimación -valga la redundancia- presentada por la banda, Elden ha vuelto a la carga buscando que se le compense por los presuntos daños causados por la banda y el resto de demandados. (vía Ultimate Classic Rock)

La nueva demanda, presentada en el Tribunal de Distrito de California Central solicita "daños y perjuicios derivados de las violaciones de cada uno de los demandados durante los diez años anteriores a la presentación de esta acción y desde entonces, de las leyes federales de pornografía infantil y explotación comercial de menores".

Al igual que en la demanda anterior, la banda es el objetivo de la acusación junto con Universal Music Group y el fotógrafo Kirk Weddle. Elden solicita una indemnización de 150.000 dólares por acusado, así como que se paguen los honorarios de sus abogados.

La nueva demanda solicita daños y perjuicios por las lesiones "sufridas durante los diez años anteriores a la presentación de esta acción, y por las lesiones que ha sufrido desde entonces". Además de centrarse sólo en los últimos 10 años, algo que no se hacía en la anterior demanda, el otro cambio con respecto al documento previo es que se ha eliminado la reclamación por tráfico sexual.

Todo comenzó el pasado agosto, cuando Elden demandó a Nirvana por explotación sexual infantil, afirmando que su imagen en la portada del 'Nevermind' era pornografía infantil. Spencer solicitó “daños y perjuicios derivados de cada una de las violaciones del demandado de los estatutos federales de pornografía infantil”.

En septiembre, Elden pidió a Universal Music que dejara de utilizar la portada del álbum en la que aparecen sus genitales, especialmente para la reedición que se lanzó en 2021. Sin embargo, las ediciones de aniversario, que salieron a la venta en noviembre, siguen presentando la portada original. Ese mes, Elden presentó una enmienda a sus reclamaciones, citando entradas de los diarios de Cobain para apoyar su caso.

A principios de este mes, el pasado 3 de enero, el juez Fernando M. Olguín desestimó el caso después de que el equipo legal de Elden no cumpliera el plazo requerido para responder a una solicitud de desestimación. Sin embargo, al dictar su sentencia, Olguin lo hizo "con permiso de recurrir", lo que permitió a Elden otra oportunidad de volver a presentar esta nueva demanda enmendada contra Nirvana antes de la nueva fecha límite, el pasado 13 de enero.

"Se advierte al demandante que si no presenta a tiempo una segunda demanda enmendada, esta acción será desestimada sin perjuicio por falta de procesamiento y/o incumplimiento", decía la actual sentencia.

Ahora, el abogado de Elden, Robert Y. Lewis, ha emitido el siguiente comunicado:

“El bufete de abogados Marsh ha presentado una segunda demanda enmendada en el caso en curso de Spencer Elden contra Nirvana, Universal Music Group y otros. Estos alegatos revisados y actualizados incluyen nueva información crítica sobre la creación de la controvertida portada del álbum 'Nevermind' de Nirvana. Estos documentos revelan imágenes y materiales que exponen las decisiones deliberadas de los creadores de Nevermind para comercializar y explotar la foto sexualmente explícita que muestra lascivamente los genitales de Spencer.

Esta portada de álbum sin precedentes es, quizás, la primera y única vez que se ha utilizado la desnudez frontal de un niño para vender un producto. La imagen de Spencer constituye pornografía infantil y cada uno de los demandados de Nirvana privó a nuestro cliente de su dignidad y privacidad. Mientras la industria del entretenimiento priorice los beneficios por encima de la privacidad, el consentimiento y la dignidad de los niños, nuestro cliente continuará su búsqueda de concienciación y responsabilidad”.

RockFM