Blaze Bayley lo reconoce: “Cuando estaba en Iron Maiden, estábamos en guerra contra el grunge”

El que fuera cantante de Iron Maiden reconoce la preocupación de la banda inglesa con en Grunge en los '90
Blaze Bayley lo reconoce: “Cuando estaba en Iron Maiden, estábamos en guerra contra el grunge”

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista con Crowcast (vía Blabbermouth.net), el que fuera vocalista de Iron Maiden hace más de 20 años, Blaze Bayley, ha hablado sobre cómo la explosión del grunge a principios de los '90 provocó que muchas bandas de rock, entre ellas la Doncella de Hierro, vieran su existencia amenazada ante la pronunciada bajada de popularidad y ventas que sufrieron.


“Cuando estaba en Maiden, estábamos en guerra con el grunge, tío. El grunge estaba intentando matarnos a todos. La prensa del Reino Unido pensaba que el sol había dejado de brillar para algunos grupos de rock y querían ver a Iron Maiden muertos”.


“Estuvimos hasta en el origen de esa muerte. Tocamos en Seattle en el mejor momento del grunge, tío, y fue uno de los peores conciertos de mi vida. La gente se nos quedaba mirando como si fuéramos algún tipo de dinosaurio y decían: '¿Por qué no están muertos aún?'. Luego, aparte, tenías a un par de filas delante que sí que tenían a fans que disfrutaban de nosotros. Fue algo increíble. Esa es la guerra que luchamos con 'The X Factor' y 'Virtual XI0. Estábamos luchando por la simple existencia del verdadero heavy metal. ¿Y dónde están ellos ahora? El metal es para siempre porque está hundido en el pecho de sus fans”.


“Lo siento, pero el grunge fue una moda. Y lo mejor de lo que yo hago es que no lo es. Yo siempre he sido impopular, y por eso he druado tanto. Soy pequeño pero, si fuera realmente popular, sería para subir y luego bajar y desaparecer. '¿Alguna vez has oído hablar de Blaze Bayley?' 'Sí, ¿no es ese artista tan poco conocido, una figura de culto?'. Llevan diciendo eso de mí durante 25 años, siempre igual. Por eso, no he desaparecido. Si le gustase a todo el mundo, sería un beso de la muerte para mi carrera”.


En 2014, durante una entrevista con The Metal Voice, Blaze afirmó que él no abandonó Iron Maiden, sino que “fue despedido”.


“Dijeron que no era lo suficientemente bueno. Y yo les dice: '¿Vuelve Bruce Dickinson entonces?'. Y ellos me dijeron que sí. Y creo que lo que estaba pasando en aquel momento fue que las ventas de CD habían bajado en todo el mundo y EMI había cerrado muchas fábricas. El negocio discográfico estaba encogiendo así que, realmente, creo que fue más una decisión de negocios que el regreso de Bruce”.


“Y, sí, me molestó. Creo que me llevó casi cuatro años, realmente, hasta que acepté lo que había pasado. Y creo, de verdad, que si las cosas hubieran sido algo distintas, habría sido muy difícil que Bruce Dickinson volviera, dado que las canciones en las que estaba trabajando en aquel momento, las ideas para lo que hubiera sido mi tercer álbum de Iron Maiden, hubieran sido realmente buenas. Creo que aquel tercer disco hubiera mostrado a los fans que íbamos en serio y que aquella formación podría funcionar. Sin embargo, no tuve la oportunidad de grabarlo”.


Siendo el vocalista menos popular de Iron Maiden, al menos en lo que se refiere al gran público, Bayley formó parte de la banda inglesa entre 1994 y 1999. Los dos discos en los que cantó fueron 'The X Factor' y 'Virtual XI', que vendieron considerablemente menos que sus predecesores, marcando el peor nivel de ventas de la banda desde la salida de 'Killers' en 1981.


Blaze ha sido uno de los pocos ex-componentes de la banda británica en no ser nominado al Rock and Roll Hall of Fame este año.

RockFM