El Brexit ya afecta a la música en Reino Unido

A partir de 2021, dar un concierto en Londres siendo artista extranjero será más caro y difícil
ctv-rkj-london-calling

Tiempo de lectura: 2’

Los músicos de fuera de Reino Unido ya no podrán entrar libremente al país para tocar, como había sido costumbre hasta el momento. A partir de 2021, todo artista extranjero de quiera dar un concierto en Inglaterra, necesitará pedir una visa y pagar para poder entrar y actuar en el país. 

Esta decisión se ha tomado tras la separación de el país británico de la Unión Europea y supondrá un nuevo handicap para artistas Europeos como de otros continentes. Además de tener que solicitar una visa, los músicos deberán probar, 90 días antes de acudir al país, que tienen al menos 1000 libras ahorradas en sus cuentas corrientes. Esta suma representa la cantidad mínima para que el Estado considere que los artistas visitantes pueden sobrevivir en el país. No se le exigirá esto a los músicos que estén “aprobados al completo”, es decir, con una “calificación de sobresaliente”, los cuales, sobreentendemos, serán los músicos que organicen grandes eventos. 

Ahora mismo, los artistas todavía pueden viajar a Reino Unido sin restricciones ni pedir una visa de trabajo. A partir de ahora, el cambio les requerirá una de “Tipo 5”, que les permite trabajar en actuaciones, audiciones, talleres, apariciones en festivales, charlas y eventos. ¿Lo peor de todo? Solicitarla cuesta 244 libras y, a partir de enero de 2021, será absolutamente obligatoria. Aparentemente, no habrá medidas similares para los artistas ingleses que quieran actuar en Europa. 

Deborah Annetts, jefa de Incorporated Society of Musicians ha afirmado lo siguiente: “Estamos muy decepcionados que el libre movimiento de músicos y otros artistas de Europa haya sido eliminado y le pedimos al gobierno inglés que considere permitir que se pueda pedir una visa de dos años que permita entrar en diferentes ocasiones”, ha explicado. “Las giras son lo que le da la vida a la industria”, finaliza. 

Esto, probablemente, no afectará tanto a los grandes grupos, que no tendrán problemas, pero sí a las bandas emergentes o de menor tamaño que quieran actuar en Reino Unido. Así, la gente que quiera disfrutar de la música europea en Inglaterra lo tendrá cada vez más difícil. 

RockFM