Brian May (Queen) y la increíble “fórmula” de su guitarra “Red Special”: “Era imposible comprarme una Fender”

Intentando superar los escollos de sus situación económica, Brian May consiguió una guitarra única
Brian May (Queen) y la increíble “fórmula” de su guitarra “Red Special”: “Era imposible comprarme una Fender”

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva aparición en la BBC Radio (vía Ultimate Guitar), Brian May, legendario guitarrista de Queen, ha recordado la historia de su emblemática guitarra, la Red Special, que construyó junto a su padre para sortear la falta de dinero que sufría su familia y, al mismo tiempo, seguir disfrutando de la música.

Parta que te hagas una idea, May tenía tan solo 14 años cuando fabricó este instrumento, ansioso por aprender a tocar la guitarra.

“Fue liberador sobre todo porque no me podía permitir una guitarra”, dice ahora May. “Eso no era ni una opción. Mis padres me compraron una pequeña guitarra acústica cuando cumplí, creo, 10 años, pero era imposible que nos pudiéramos permitir una Fender Stratocaster o una Gibson Les Paul, ni de broma”.

“Ni siquiera podíamos permitirnos las copias inglesas de este tipo de guitarras, así que mi padre y yo pensamos. 'Podríamos hacerlo, y además mejor que nadie', porque mi padre era muy de esa manera, ya sabes, 'Podemos hacerlo, y, si merece la pena, entones lo tenemos que hacer bien'”.

“Yo diseñé los bocetos, diseñé la forma por mi cuenta partiendo de cero, y utilizamos cosas que estaban por ahí: una chimenea antigua, un trozo de una vieja mesa de roble, trozos de una pizarra...”, confiesa May.

“Usé muelles de válvula de moto para el trémolo, creo que antes las utilizábamos para sostener mi bicicleta. Y el brazo del trémolo y la pieza del final son agujas de coser de mi madre, rebajadas con un taladro”.

“Diseñé mi propio puente, que tiene esos rodillos. Fue el primero así en aquella época, ningún puente tenía rodillos. Yo los puse porque tenía que minimizar la fricción de alguna manera”, explica May.

“De esta manera, la cosa volvería a su afinación adecuada cuando movías para arriba y abajo el trémolo. Le dimos muchas vueltas, probamos muchas cosas y, finalmente, hicimos esto, que todavía sigue conmigo. Aún me encanta, sigue siendo una parte de mí”.

“Y es genial porque me conecta con mi padre. Él murió hace mucho tiempo, pero cuando sostengo esa guitarra, hay una parte de mi padre ahí, así como en lo demás”.

RockFM