Brian May (Queen) se sincera sobre el duelo tras la muerte de Freddie Mercury: “No quería escuchar su voz”

El guitarrista de Queen se sincera, en el canal de YouTube de la banda, sobre la muerte del Freddie Mercury
Brian May (Queen) se sincera sobre el duelo tras la muerte de Freddie Mercury: “No quería escuchar su voz”

Tiempo de lectura: 3’

En un nuevo vídeo que Queen ha compartido en su canal oficial de YouTube, la banda ha hablado sobre el último disco de su trayectoria, 'Made in Heaven', publicado de manera póstuma a la muerte de Freddie Mercury. En el metraje, May ha explicado lo mucho que le costó lidiar con el fallecimiento de su compañero y amigo.

La trayectoria final de Mercury, pese a estar marcada por la presencia del SIDA, que no se haría pública hasta, prácticamente, el momento de su fallecimiento, fue sobresaliente.

‘A Kind of Magic’ (1986) sería el último disco de Queen en ver la luz antes de que su vocalista fuera diagnosticado de sida y, por tanto, el último en ser acompañado por un tour. Sólo quedaban dos redondos más, ‘The Miracle’, titulado así por el hecho de que salió en un momento en el que Brian May tenía serios problemas matrimoniales y la banda ya era consciente de la enfermedad de Freddie e ‘Innuendo’, que vió la luz tan sólo nueve meses antes del fallecimiento del músico.

Sin embargo, 'Made in Heaven' fue el disco final de la banda inglesa, que se publicaría de forma póstuma, suponiendo, también, un reto emocional para los miembros supervivientes de la misma, que revisaron y completaron el material que Mercury había dejado grabado. El disco vería la luz en 1995.

Uno de los que peor lo pasó fue Brian May, que, en el vídeo, se sincera sobre lo mucho que le costó superar el fallecimiento de Freddie hasta el punto de necesitar un bofetón de realidad por parte de su compañero Roger Taylor.

“Supongo que tendré que hablar de ello. Creo que pasé por un periodo de duelo extendido. No quería hablar sobre Queen y me fui en mi propia gira. Todo sobre lo que la gente quería hablar era Queen y la muerte de Freddie, pero yo no podía lidiar con ello. Solo decía: 'Mira, vamos a centrarnos solamente en lo que está pasando ahora'”.

“Así que entré un poco en negación. No quería volver y abrir las cajas (con grabaciones) y tener que lidiar con la voz de Freddie ahí. Fue duro. Para empezar, Roger cogió algunas de las cintas del estudio y, por supuesto, eso fue que desencadenó mis sentimientos. Le dije: 'No, no, por favor, no hagas eso'. Fue una tarea monumental con la que lidiar'”.



"Si hubiera enfermado unos meses después"

El pasado mes de noviembre, May también habló sobre la muerte de Freddie Mercury, explicando cómo vivieron el avance del SIDA y afirmando estar convencido de que el cantante podría haber sobrevivido de haber enfremado solo unos meses después.

“Nos recuerdo mirando a artículos en el periódico cuando estábamos en el estudio, hablando de esa extraña enfermedad que se había encontrado en San Francisco y que parecía incurable, además de sufrirlas personas homosexuales”.

“Y parecía estar muy lejos”, dijo May. “Recuerdo que tuvimos una breve discusión sobre aquello y pensamos que era algo con lo que tener cuidado. Pero tampoco le dimos muchas vueltas, Freddie desde luego no hablaba demasiado sobre el tema”.

“Pero, en realidad, estuvo en la parte de atrás de mi cabeza, y posiblemente en la de ellos también durante mucho tiempo”, explicaba. “Y, si saltamos adelante en el tiempo, probablemente, dos años y medio, comenzamos a ver a Freddie sufrir de algo que no sabíamos qué era”.

“Comenzamos a preguntarnos qué era, pero no hablamos de ello durante mucho tiempo porque no parecía apropiado.Y fue mucho después cuando Freddie se sinceró y dijo: 'Mirad, sabéis con lo que estoy lidiando, estoy seguro. Esto es lo que quiero hacer'”.

“Y lo evité durante mucho tiempo, seguramente todos pensábamos que era algo que no nos iba a tocar a nosotros, que les iba a pasar a otras personas. Y resulta que Freddie lo cogió mi pronto”.

“Si lo hubiera pillado unos meses después, habría sobrevivido porque evolucionó un maravilloso cóctel de medicinas que ayudaba con los síntomas y permitía que la gente con SIDA viviera una vida normal”.

“Freddie no tuvo esa ventaja. Pudo disfrutar de los mejores especialistas de todo Reino Unido y del mundo, pero, en aquel momento, no tenían el conocimiento suficiente como para salvarle. Por eso, siempre estaremos tristes por la forma en la que salieron las cosas”.

RockFM