Brian May se sincera sobre el declive de Queen: "Vivimos un gran momento, pero se terminó"

El guitarrista de Queen se sincera sobre el momento en el que todo pasó a ir cuesta abajo en la carrera de la banda inglesa
Brian May se sincera sobre el declive de Queen: "Vivimos un gran momento, pero se terminó"

Tiempo de lectura: 2’

Durante una nueva entrevista, transcrita por Ultimate Guitar, Brian May, guitarrista de Queen, se ha sincerado sobre el declive y el peor momento de la historia de la banda inglesa. May tiene claro cuál fue el punto preciso en el que el conjunto alcanzó el punto más alto de su carrera y afirma que, después, todo comenzó a ir cuesta abajo.

"Supongo que nuestro mejor momento fue en 1984, en el show del Live Aid. Y después. Por supuesto, también estuvo 1986, cuando regresamos e hicimos nuestros propios shows en Wembley y Knebworth, que fue el último de todos".

"Ese fue nuestro pico, la última gira, que todos pensamos que, probablemente, era la primera de muchas por estadios aunque, por supuesto, no lo fue. Aquella fue la última vez que lo pudimos hacer con Freddie. Ninguno de nosotros era consciente en aquel momento, pero, viendo vídeos ahora, creo que éramos una máquina bien engrasada. Todo estaba en el sitio adecuado".

"Éramos un desastre a nivel personal, pero, sobre el escenario, estábamos a tope y éramos capaz de hacerlo todo, podíamos salir, improvisar y hacer todo aquello que ves en los vídeos. 1986 fue un gran año, pero, después de aquello, se terminó".

Sobre el Live Aid, Brian May tiene un vívido recuerdo, aunque no todo fue tan fácil como se muestra en las imágenes.

"Ya sabes, eran tiempo distintos. El Live Aid fue en directo de verdad, todo el mundo apareció y la mayoría ni siquiera se trajeron su propio equipo, casi todo el material era compartido: la P.A., las luces, todo. Todo el mundo arrimó el hombro y dejó su ego de lado, lo cual puede parecer un cliché, pero es una realidad".

"A día de hoy ya nada es igual. Eso sí, aquel día también salieron muchas cosas más, sobre todo en la parte técnica. Creo que Paul McCartney fue el que más sufrió, básicamente porque no se le escuchó durante la actuación".

"Por suerte para nosotros, teníamos a grandes técnicos con nosotros, que sacaron lo mejor de lo que teníamos, y estábamos listos porque ya habíamos tocando en Sudamérica y Japón, así que supimos cómo hacerlo".

"Supongo que teníamos una ventaja un poco injusta, aunque nos ajustamos a las reglas. 'Toca los hits, quieren escuchar los hits'. Eso fue exactamente lo que hicimos. Tocamos todos los hits que pudimos en los 20 minutos o lo que fuera, y la verdad es que funcionó mejor de lo esperado, fue genial".

"A día de hoy, ya nada es igual, en todos estos conciertos llenos de estrellas y eventos Olímpicos, todo el mundo tiene miedo de salir a tocar en verdadero directo. Hablo sobre los promotores, porque todo tiene que ir al segundo, así que lo tiene todo grabado, no están viendo una verdadera actuación".

"Algunos de nosotros, como yo, no hacemos eso. Cuando me veas tocando un solo en una ceremonia, será en riguroso directo".

Otra de las preguntas que se le han hecho a May es cómo se siente al ser una estrella de rock

"La respuesta es que me siento bien. Es algo increíble, incomparable. Cuando funciona, es genial, porque sienes la conexión con la audiencia y todo el mundo se pierde en el momento, es genial. Me encanta".

Y, habiendo hablado del mejor momento del a carrera de Queen, ¿cuál es el peor?

"Pues supongo que sería cuando perdimos a Freddie. Aquel momento, sin duda, se quedará en mi cabeza para siempre y nunca lo podremos borrar. Nunca superaré un evento como ese. Es como perder a tu familia, ese sería el peor momento".

RockFM