Bruce Dickinson (Iron Maiden) y su frustración grabando “The Number of the Beast”: “Me pasó igual que a Dio"

El vocalista de Iron Maiden, Bruce Dickinson, sufrió para grabar su clásico de 1983
Bruce Dickinson (Iron Maiden) y su frustración grabando “The Number of the Beast”: “Me pasó igual que a Dio"

Tiempo de lectura: 2’

Bruce Dickinson lo pasó muy mal a la hora de grabar su clásico de 1983 “The Number Of The Beast”, en gran parte “por culpa” del productor del disco, el brillante Martin Birch.

En una nueva entrevista con el podcast Next Level Soul el cantante de Iron Maiden se ha sincerado sobre la grabación de esta canción, parte del disco homónimo de 1983 y que catapultó, de forma definitiva, al éxito a la banda británica. Durante la charla, Dickinson ha hablado, también, sobre la exigencia de Birch, que “era un héroe de la infancia” del cantante, lo cual provocó que se sintiera honrado cuando comenzó a grabar con él.

“Me hizo ver las cosas de forma distinta en lo que se refiere a cantar, porque yo pensaba que era muy buen vocalista hasta que conocí a Martin”, se sincera Bruce. “Y luego me di cuenta de que había otro nivel de significado”.

“Te pongo un ejemplo, estaba grabando 'The Number of the Beast', ¿vale? Y comienza con unas palabras susurradas de forma mieriosa que dicen: 'I left alone/My mind was blank/I needed time to think to get the memories form my mind'. Y yo fui y dije: 'Sí, puedo cantarla'”. En mi cabeza estaba pensando eso”, sigue Dickinson.

“Y cuando entro y canto las líneas me dice: 'No, no, no, no'. Yo no entendía su actitud. Lo que fuera que él estaba escuchando, yo no podía oírlo. Seguimos así durante dos horas. Y no dejaba de pensar: '¿Podemos seguir con el resto de la canción? Empiezo a estar harto de cantar las dos primeras líneas'”.

“Al final, acabé tirando una silla en el estudio y enfadándome mucho. Y Martin vino y me dijo: 'Mañana volvemos y empezamos de nuevo'. Quiero decir, ¿qué?. Y me dice: 'Déjame contarte una historia sobre lo que le pasó a este gran cantante, Ronnie James Dio'. Resulta que había trabajado con él en el álbum 'Heaven and Hell'”, continúa Bruce Dickinson.

“El caso es que me dijo: 'Tuve el mismo problema con Ronnie. Eres un cantante, tu vida entera está en esas dos líneas. Tienes que rendirte y ni pensar en ello'. Y al final, eso es lo que paso con 'The Number of the Beast'”. Y tenía razón, ¿sabes? Fue uno de esos momentos de iluminación en los que dices: 'Oh dios mío, creo que comienzo a entenderlo'”.



¿Por qué es tan bueno Bruce Dickinson?

Durante la charla, Bruce Dickinson también explicó por qué es un experto en tantos campos distintos, aparte de la música y sus aventuras con Iron Maiden.

"Tengo curiosidad por saber cómo funcionan las cosas. Y la única manera de saber cómo funciona algo realmente es interiorizándolo. Y por interiorizarlo, lo que quiero decir es que es muy fácil ser superficial sobre algo. No es malo ser superficial, es como si me interesara por cualquier cosa, y lo hiciera un día a la semana durante una hora y media. Y nunca seré realmente bueno en ello, porque no puedes ser bueno en ello si eso es todo lo que haces. Es mi pasatiempo y luego lo dejaré y encontraré otro pasatiempo y así siempre. Y eso está muy bien, pero me cabrea. Es decir, a mí. Otras personas - bien; no voy a condenar a otras personas por hacer lo que hacen. Pero me parece que no tiene sentido invertir tu tiempo en cosas que no te apasionan realmente. Así que la alternativa es apasionarse por todo lo que haces de alguna manera. Lo que significa que acabas teniendo que comprometerte, porque esa pasión significa que hay una sed constante de querer saber más".


RockFM