Bruce Dickinson (Iron Maiden): "Pensé que el cáncer podía acabar con mi voz"

El vocalista de Iron Maiden, Bruce Dickinson, se abre sobre una de las etapas más difíciles de su vida
Bruce Dickinson (Iron Maiden): "Pensé que el cáncer podía acabar con mi voz"

Tiempo de lectura: 2’

Durante una nueva entrevista con Kerrang, el vocalista de Iron Maiden, Bruce Dickinson, ha hablado sobre cómo superó el cáncer que sufrió en 2015, casi coincidiendo con la salida del último disco de la Doncella, 'The Book of Souls' y sobre los temores que le surgieron a raíz de su tratamiento de cáncer de lengua.

En la charla, Dickisnon fue preguntado sobre si sentía que la enfermedad podría haberle arrebatado la voz. "Sí. Otra cosa que también pensaba era: '¿Y si esto cambia mi voz tanto que ya no puedo cantar como lo hacía?'".

Sin embargo, el vocalista estaba en paz con todo el trabajo que había hecho hasta aquel momento. "Pero mira, la verdad es que pensé: 'Si 'The Book of Souls' es lo último que grabo que tiene esa voz, seré un hombre muy feliz. Si esto fuera lo último que mi voz tuviera que decir, estaría satisfecho'".

El disco, sin duda, se trata de uno de los trabajos más completos e interesante de los Maiden, habiendo salido como un doble álbum. La idea, sin embargo, no era esa al principio. "En cierto modo, fue un accidente porque no teníamos ni idea de cuál iba a ser el orden del álbum hasta que lo terminamos".

"El caso es que llegamos como a la sexta canción, estábamos en el estudio, me acerqué a Steve Harris y le dije: 'O paramos ahora o vamos a tener que sacar un doble álbum".

Sin embargo, la banda todavía tenía una larga y ardua tarea por delante, una vez completo el álbum. Y es que, tras haber superado Dickinson su enfermedad, tocaba que Iron Maiden volviera a la carretera y promocionara el álbum. Sin embargo, ¿cómo funcionaría la voz de Dickinson después del tratamiento?

"Estaba de los nervios durante los primeros shows en los que estuve de vuelta, porque ninguno de nosotros sabía cómo iba a sonar mi voz", admite. Lo cierto es que el músico tuvo que pasar por un duro tratamiento de quimioterapia y, tras aquello, estuvo bastante tiempo sin cantar.

"Lo dejé durante 10 meses o así, para intentar descansar y que la zona se curase. No hay ninguna duda de que algunas cosas cambiaron en mi voz y fue difícil".

"Quieres saber como está la cosa... tienes que abrir la boca y ver lo que sale. Si sonaba como una caja de herramientas que se cae al suelo acabarías pensando: 'Oh, mierda'".

RockFM