Cara B: Cinco canciones de auténtico terror.

Diego Cardeña comparte contigo cinco canciones que aunque le encantan... le dan "yuyu".
ctv-kko-cara b terror
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 3’

Parece mentira, pero llevamos más de medio siglo con la etiqueta de música del demonio, música maldita y todos los improperios imaginables, a lo que ochenta años después, conocemos como cultura del rock. Iconos y obras que ahora vemos inofensivos, e incluso demasiado tiernos, pero que en su momento, tuvieron que desmentir una posible fijación con el demonio, sectas, etc.

Lejos de intentar pasar de puntillas por los artistas más controvertidos de la historia de la música, que más que a los países nórdicos o el hard rock de los años setenta, habría que mirar al glam británico y sus estrellas televisivas…, hoy me gustaría traerte cinco canciones que me transmiten muy mal rollo, pero que a su vez, me encantan.


“Me And The Devil Blues” – Robert Johnson

Todos los amigos que dicen haber escuchado blues, hablan de Robert Johnson y su “Crossroads”, pero el hombre fue algo más, poco más, pero algo más. Un tipo cuya historia seguro que conoces, has escuchado mil veces y no te voy a repetir. Pero dicha tragedia, desaparición, regreso y fugaz gloria, se recoge muy bien en un pequeño documental llamado: Devil At The Corssroads.

Pues dentro de su corta, pero genial discografía, hay un blues de poco más de dos minutos y medio, cuya oscura letra reza con todo lujo de detalles cómo el diablo viene a buscarle para que salde su deuda.


“Asilos Magdalena” – The Mars Volta

Con un salto temporal de más de cincuenta años, pero fijados en Estados Unidos, te sugiero viajar a los paisajes sonoros de una de las bandas más mágicas e influyentes de la historia de la música. Los de El Paso, que nacieron de las cenizas de los iconos del post-hardcore At The Drive-In, consiguieron que su tercero de estudio, fascinase a todo aquel que se deje seducir por sonidos y sabores distintos. Un disco líricamente oscuro, pero con una magia armónica digna de los grandes músicos que son, donde se sumaron nombres como el de John Frusciante. 

Con todo, en su quinto corte, se oculta una de las canciones más angustiosas y escalofriantes que recuerdo. Si viajas de noche y sin acompañante, seguro que saltas de canción.


“Frankie Teardrop” – Suicide

Grupo de culto donde los haya, e influencia básica de toda la escena post punk e indie mundial, trascendiendo incluso en la cultura electrónica y sus derivados. Dos tipos que unieron su ingenio para ofrecer una apuesta única en 1970 y que, hasta día de hoy, sigue recibiendo nuevos acólitos a su experiencia. Y es que más allá de música, Suicide fueron arte en todos los sentidos. Incluso los asistentes a sus primeros conciertos llegaron a pasar miedo por su salud e integridad física. 

Bien, pues si aún no te has ido, en el homónimo e influyente debut de los neoyorkinos, puedes encontrar, además de la versionada “Ghost Rider”, diez inolvidables minutos de violencia minimalista, angustia vital e inclasificable inconformismo, bajo el nombre de “Frankie Teardrop”. 


    
“Not to Touch the Earth” – The Doors

El fortuito reencuentro de Manzarek y Morrison en Venice Beach, ha sido uno de los mejores matches que haya dado la cultura de la música. Cuatro impecables años profesionales, desde el debut hasta el fallecimiento de Morrison, donde dieron la vuelta a la escena y que convirtieron a diferentes generaciones que se adentraron en su música. 

Cuatro genios, injustamente reducidos a la figura de Morrison por el colectivo, que en su tercero de estudio dejaban esta adversa joya lírica, acompañada por una funeraria y distorsionada musicalidad, que podría haber firmado “La Familia” Manson en pleno viaje de ácido. 


“In Der Palästra” – Sopor Aeternus

Y como broche final, el ejercicio artístico de Anna-Varney Cantodea, más conocido como Sopor Aeternus, que desde Alemania conquista el mundo con su oscuro y pomposo folk. Un proyecto que en sus propias palabras “no ofrece conciertos o representaciones destinadas a seres humanos” y que únicamente concede entrevistas a medios que puedan garantizar su anonimato. Morbo, aversión, deseo..., muchas pueden ser las emociones que se disparen por tu ser al ver su andrógina imagen. Pero si superas esa absurda barrera y te adentras en su música, puedes disfrutar de un proyecto diferente, elaborado, docto y realmente bello en su significado clásico y cabaretero.

La pieza que te extraigo, reluce en uno de sus mejores y populares discos, ‘Les Fieurs du Mal – Die Blumen des Bösen’, que, en su tercera pieza, fulgura en la oscuridad con su agónico y brillante psicoanálisis del amor, la vergüenza y el odio.


Con estos cinco ejemplos, te invito a que compartas en nuestras redes sociales, esas canciones que te transmiten muy mal rollo, pero que a su vez…, te encantan.

Mis mejores deseos para ti y para los tuyos. #QuédateEnCasaConRockFM


Diego Cardeña
@DiegoCardenaFM

RockFM