Chester Bennington (Linkin Park) "estaba en la cima del mundo" dos días antes de suicidarse

Sean Dowdell, batería de Grey Daze, relata su última conversación con Chester Bennington
Chester Bennington (Linkin Park) "estaba en la cima del mundo" dos días antes de suicidarse

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista con Ink Radio, Sean Dowdell, batería de Grey Daze, banda en la que Chester Bennington estuvo antes de entrar a Linkin Park, ha hablado sobre la muerte del vocalista, hace ya casi cuatro años y recordado su última conversación con él, tan solo dos días antes de que se quitara la vida.

La muerte del cantante fue declarada como un suicidio tras encontrarse su cuerpo sin vida en su domicilio de Palos Verdes, Calfornia, en julio de 2017. Bennington había sido muy abierto sobre su batalla por la salud mental, explicando, en numerosas entrevistas, que había luchado, durante años, contra la depresión, la ansiedad, los pensamientos suicidas y el abuso de sustancias.

"A lo largo de los años, lo pasó muy mal a diferentes niveles", dice ahora Dowdell. "Pero en las semanas y meses previos a su muerte, supongo que esta es la mejor manera en la que puedo decirlo, yo no sentí que le pasara nada. Hablé con él dos noches antes de su fallecimiento. Estaba en la cima del mundo".

"Chester estaba emocionado de pensar en empezar a ensayar y por muchas cosas más. Estábamos trabajando en un nuevo negocio juntos. No noté nada. Lo que sí es verdad es que, ocho o nueve meses antes, mi mujer sintió algo en él y dijo: 'Chester no está bien. Hay algo raro'. Y yo le contesté: 'No, no, no. Estará intentando cambiar algunas cosas o lo que sea'. Pero ella insistía en que podía ver algo distinto en sus ojos. Me dijo eso, literalmente, pero no le di importancia. Y después, por supuesto, lo que pasó, pasó. Es fácil volver atrás y decir: 'Oh, sí. Ella lo vio'. Sin embargo, nunca sabes de verdad lo que le pasa a la gente por la cabeza".

"Si Chester hubiera pensado de forma racional, no creo que hubiera hecho lo que hizo en absoluto. Creo que eso es lo que hace la depresión, desmonta el proceso racional con el que piensas hasta que llegas al momento en el que tomas esa decisión. A veces, hay alguien ahí para ayudarte y disuadirte o para guiarte de forma distinta o distraerte de ello. Sin embargo, cuando pasó lo de Chester, no fue así. No había nadie más ahí. Cuando le golpeó en ese momento específico, no había nadie más ahí para que se apoyase a tiempo, y eso fue algo muy desafortunado, desde mi punto de vista".

RockFM