“Chop Suey!” de System of a Down: cinco cosas que no sabías de la canción

El tema más escuchado de System of a Down tiene algunas curiosidades a su alrededor 
Chop Suey de System of a Down

 

Tiempo de lectura: 2’

Hay quien dice que todos los momentos épicos se viven con el “Chop Suey!” de System of a Down. Y es que pocas veces un tema tan “duro” había sido tan fácilmente memorizable -pese a lo complejo de su letra- para el gran público. Pegadiza y “con pegada” desde el primer segundo de la canción, el tema es una verdadera obra maestra que pervivirá más allá del tiempo. No en vano, el track tiene ya casi 20 años, dado que vio la luz en 2001. Sin embargo, puede que no conozcas estas cinco curiosidades sobre la canción:

1. ¿De qué habla realmente la canción?

El tema trata, en realidad, sobre sufrir una adicción a las drogas, aunque carece del tono “sombrío” de muchas de las canciones que tratan este tema. La banda la ha llegado a describir como “un poco charlatana”. Darion Malakian, guitarrista de la banda, describe el tema con las siguientes palabras: “Esta canción trata sobre cómo cuando la gente muere, serán recordados de manera diferente dependiendo de cómo se han ido. Por ejemplo, si yo fuera a morir de una sobredosis, todo el mundo diría que me lo merecía porque abusé de las drogas, de ahí la frase de 'angels deserve to die'”. 

2. ¿Qué es el Chop Suey?

El Chop Suey es un guiso chino que se hace con carne o pescado con bambú, cebollas, arroz y castaña de agua. Como puedes imaginarte, lleva un poco de todo. Esa es precisamente la razón por la que System of a Down decidió utilizarla en su canción, dado que describe su estilo musical, que agrupa características de varios géneros.

3. El título original de la canción de puede escuchar al principio del track

Antes de que comience a sonar la guitarra, se puede escuchar a Serj Tankian comentar “we're rolling suicide", es decir, “vamos a grabar 'Suicide'”. Y es que ese era el título original  de la canción antes de que Columbia Records decidiera que tenía que cambiarse para que tuviera más posibilidades de sonar en la radio. De hecho, en el título se juega un poco con como suenan “suidice” y “suey” como cortando la palabra a la mitad. 

4. El 11-S supuso un parón en la popularidad del tema

La canción comenzó a escalar en las listas de popularidad cuando sucedieron los eventos del 11 de septiembre de 2001. En aquel momento, todas las estaciones de radio la quitaron de sus listas de reproducción para no herir sensibilidades tras la tragedia. Incluso aunque la canción no tuviera nada que ver con el terrorismo, era demasiado agresiva para el momento. La línea que dice “I cry when angels deserve to die” era demasiado para la mayoría de los directores y oyentes en aquel momento. Sin embargo, cuando las cosas comenzaron a calmarse, el tema regresó a las radios y triunfó, dado que, tras el 11-S, tampoco estaba saliendo demasiada música nueva. 

5. El videoclip fue bastante “espontáneo”

Dirigido por Marcos Siega, que también trabajó con Blink-182 y Papa Roach, el videoclip fue grabado en el parking de un hotel barato cerca del lugar donde la banda creció. Antes de grabar, la formación hizo un llamamiento a los fans que quisieran participar en el videoclip. Aunque, en un principio, calcularon que aparecerían unos 500, lo cierto fue que se presentaron 1500 personas. ¡Y menuda energía transmitieron! 

RockFM