Chris Robinson se ve obligado a mandar callar a la gente en el último acústico de Black Crowes

La banda acaba de regresar y estaba dando un concierto exclusivo, pero al público le daba igual
ctv-wlp-black-crowes-enfado-concierto

Tiempo de lectura: 2’

¿No te fastidia ir a un concierto acústico y que la gente no cierre la boca? A Chris Robinson sí y se lo hizo saber a su audiencia durante el último acústico de Black Crowes en Philadelphia. Aparentemente, aunque la banda estaba tocando, parte de la audiencia no paraba de hablar de manera ruidosa, lo que enfureció al músico. 

“Sería genial si pudiéramos escucharnos”, dijo Robinson antes de que su hermano Rich comenzase a tocar “Wiser Time”“Así que, si os pudierais callar la puta poca un poquito... Eh, pero está bien. ¿Cada cuánto estamos aquí? ¿Hacemos esta mierda cada semana?”. 

Chris y Rich Robinson están haciendo una serie de conciertos íntimos para calentar motores antes de que de comienzo el tour de regreso oficial de Black Crowes. El show del pasado viernes comenzó con “Jealous Again” y “Twice as Hard” antes de que Robinson tuviese que parar el show para llamar la atención a la audiencia por el ruido. 

“No vamos a estar aquí arriba tanto tiempo, así que nos podríais mostrar un poco de respeto”, dijo Chris. “Nos hacéis perder el tiempo teniendo que parar para pediros que seáis educados mientras tocamos”, siguió. Aquí tienes el vídeo del momento. 

Sin embargo, aún hay más, porque a la audiencia le dio totalmente igual la llamada de atención y siguió hablando pese a la previa llamada de atención. Entonces, antes de tocar “Oh Josephine”, un furioso Chris volvió a parar el show. 

No podemos seguir con esto cuando lo único que podemos escuchar son vuestras conversaciones. Sois putos adultos y habéis pagado vuestro dinero, así que deberíais prestar atención. Hay un tío con una guitarra”, dijo Robinson señalando a su hermano, “y estoy yo cantando. Una vez más, la sensación es buena y todo el mundo está contento, pero tenemos que parar porque no podemos escucharnos. En serio, tío, si no os comportáis podemos tocar 'She Talks to Angels' y mandarlo todo a la mierda si queréis, lo cual sería muy punky, por cierto”

Al final, parece que el concierto pudo llegar a su fin sin más problemas, pero la audiencia del lugar siempre será recordada como una de las más molestas de la historia de los Black Crowes. 

RockFM