Cinco años sin Chester Bennington (Linkin Park): la importancia de la lucha por la salud mental

Aunque no se puedan ver a simple vista, los problemas de salud mental pueden hacer mucho daño, algo que el caso de Chester Bennington lanzó a debate
Shutterstock

Tiempo de lectura: 5’

Ya son cinco años sin Chester Bennington, vocalista de Linkin Park, y su vacío aún nos pesa.

La muerte del cantante fue declarada como un suicidio tras encontrarse su cuerpo sin vida en su domicilio de Palos Verdes, Calfornia, en julio de 2017. Bennington había sido muy abierto sobre su batalla por la salud mental, explicando, en numerosas entrevistas, que había luchado, durante años, contra la depresión, la ansiedad, los pensamientos suicidas y el abuso de sustancias.

Durante una conversación con Kaaos TV, Sean Dowdell, quien fuera compañero de Chester en Grey Daze y amigo suyo desde hacía muchos años, habló sobre el suicidio del vocalista de Linkin Park en 2017, así como de su estado anímico ante el recibimiento que tuvo 'One More Light', el último disco del conjunto. A lo largo del tiempo, el batería iría recordando más de los problemas a los que se enfrentaba Chester: fanstasmas invisibles que ni su círculo más cercano era capaz de ver.

"Hablamos sobre algunos de los problemas de salud mental que tuvo en varias ocasiones. Sin embargo, lo primero que hay que decir es que era una persona feliz la mayor parte del tiempo".

"Y creo que así es como funciona la depresión, la persona a la que ves desde fuera siempre se está riendo, con buena disposición y te lo pasas bien con ella. La gente como Robin Williams y Anthony Bourdain, ellos tenían una personalidad increíble y Chester era similar en ese sentido. Tenía una actitud más brillante que el sol cuando estaba contigo".

"El dolor que sentía no lo compartía hacia fuera. Yo lo vi en varias ocasiones, por supuesto, a lo largo de su vida, pero no era algo que pareciera mantenerse por largos periodos de tiempo".

"Voy a decir unas cuantas cosas aquí. Puede no ser muy popular, pero es la verdad. No quiero meter a los chicos de Linkin Park en esto, pero creo que estarían de acuerdo conmigo. Cuando publicaron el disco 'One More Light' en mayo de 2017, no fue recibido de la misma forma que pensaron que lo iba a ser, o al menos en la forma que Chester se esperaba".

"Recibió muchísima negatividad de los fans y eso le hizo sentirse realmente mal. Hablamos un montón sobre ello. Estaba muy decepcionado y discutía con la gente por Twitter, lo cual le hacía enfadarse aún más":

"Yo le decía: 'Tío, no dejes que esta gente te hunda. No merece la pena. La música es buena, tío. No te preocupes por esa clase de mierda'. Para esos tipos, que han trabajado tan duro en grabar esos discos y están acostumbrados a los fans y la adulación, sacar un disco como 'One More Light', que le gusta a un 95% de la gente, pero del que se queja otro 5%, por más tiempo que hayan invertido en él...".

"Esos perdedores en su sótano, como me gusta llamarlos, que todo lo que hacen es sentarse ahí y escribir en un teclado sobre lo poco que les gusta algo me hacen pensar: '¿Qué hace la gente con su vida?'".

"No entiendo qué es lo que hace que alguien que era un fan de Chester y al que le gustaba la mayor parte de lo que hacía, sintiera la necesidad de insultarle o decirle que apesta y toda esa mierda solo porque ha compuso una canción que no le gustó".

"Eso es algo que realmente le pesó. Y creo que contribuyó en parte a que estuviera así a nivel mental. También sufrió abusos de pequeño y eso siempre le atormentó. Y todo eso culminó en un duro proceso en el que Chester nunca se sintió lo suficientemente bueno o apreciado, como que no merecía la pena".

"Tenía todo este vacío por dentro que no creo que fuera capaz de explicar a mucha gente, pero yo conocí este lado de él muy bien. Podía tener a mil personas, después de un show, que querían conocerle y decirle que era genial y que les había conmovido de manera profunda, emocional y positiva, ayudándoles a afrontar su dolor, pero Chester no escuchaba eso".

"Daba las gracias, pero él sentía que no era suficiente. Recuerdo tener una conversación y que me dijera: 'No me siento lo suficientemente listo. No me siento lo suficientemente bueno'. Yo siempre le decía: 'Chester, eres una buena persona. Olvidate de cantar. No me importa que seas un gran vocalista, me importa que eres un ser humano. Me importas porque eres un tipo genial'. Era uno de los mejores amigos que jamás se puedan tener".

Posteriormente, en una entrevista con Ink Radio, Dowdell, batería de Grey Daze, banda en la que Chester Bennington estuvo antes de entrar a Linkin Park, hablaba sobre la muerte del vocalista, recordado su última conversación con él tan solo dos días antes de que se quitara la vida.

"A lo largo de los años, lo pasó muy mal a diferentes niveles", decía Dowdell. "Pero en las semanas y meses previos a su muerte, supongo que esta es la mejor manera en la que puedo decirlo, yo no sentí que le pasara nada. Hablé con él dos noches antes de su fallecimiento. Estaba en la cima del mundo".

"Chester estaba emocionado de pensar en empezar a ensayar y por muchas cosas más. Estábamos trabajando en un nuevo negocio juntos. No noté nada. Lo que sí es verdad es que, ocho o nueve meses antes, mi mujer sintió algo en él y dijo: 'Chester no está bien. Hay algo raro'. Y yo le contesté: 'No, no, no. Estará intentando cambiar algunas cosas o lo que sea'. Pero ella insistía en que podía ver algo distinto en sus ojos. Me dijo eso, literalmente, pero no le di importancia. Y después, por supuesto, lo que pasó, pasó. Es fácil volver atrás y decir: 'Oh, sí. Ella lo vio'. Sin embargo, nunca sabes de verdad lo que le pasa a la gente por la cabeza".

"Si Chester hubiera pensado de forma racional, no creo que hubiera hecho lo que hizo en absoluto. Creo que eso es lo que hace la depresión, desmonta el proceso racional con el que piensas hasta que llegas al momento en el que tomas esa decisión. A veces, hay alguien ahí para ayudarte y disuadirte o para guiarte de forma distinta o distraerte de ello. Sin embargo, cuando pasó lo de Chester, no fue así. No había nadie más ahí. Cuando le golpeó en ese momento específico, no había nadie más ahí para que se apoyase a tiempo, y eso fue algo muy desafortunado, desde mi punto de vista".

Más tarde, en una entrevista con el podcast Fan First de Revolver (vía Ultimate Guitar), Dowdell se sinceraba sobre la dura batalla de Chester con la depresión:

"Sabes, hubo diferentes momentos de su vida en los que vi varias cosas. Hacia el final, creo que dejó de tomarse su medicación... sus antidepresivos. Mi opinión sobre por qué ocurrió todo esto fue que, aunque luchaba contra la depresión, no era algo constante. Cuando tomaba sus antidepresivos, estaba bien. Pero cuando los dejó, creo que fue un declive enrome y pronunciado a nivel psicológico, que también fue fisiológico debido a las pastillas que estaba tomando”.

“Esa es mi opinión. Vi esas cosas suceder en tiempo real. Pero cuando tocaba fondo, iba cuesta abajo y sin frenos, llegando a una profundidad que ni tú ni yo nos podemos, ni siquiera, imaginar, y le provocaba pensar ciertas cosas sobre él mismo”.

“Una de las cosas que creo que es difícil de entender es que mucha gente quería a Chester, pero él no pensaba que se mereciera ese amor. Y eso, para mí, es un concepto extraño. No tiene sentido, porque sé lo que él significaba no solo para mí, sino también para su familia y amigos, así como para la gente que nunca le conoció, que estaban devastados por su muerte. Vi lo que, de verdad, significaba para la gente, pero él no se lo creía. Y eso es lo que te puede hacer la depresión, te hace sentir como que ni siquiera te mereces estar aquí”.

Recuerda que, si tienes problemas de salud mental, tales como ansiedad o depresión, ponerse en manos de un profesional y hablar de ello es el primer paso para empezar a encontrarse mejor. Aquí tienes más información de la OMS sobre el tema.

RockFM