Cinco cosas que no sabías de “Black Dog” de Led Zeppelin

El primer track del 'Led Zeppelin IV' tiene muchas, pero que muchas curiosidades
Led Zeppelin en 1968

UNITED KINGDOM - DECEMBER 01:  Photo of LED ZEPPELIN; L-R: John Paul Jones, Jimmy Page, Robert Plant, John Bonham - posed, group shot, sitting on car bonnet - first photo session with WEA Records in London in December 1968. (Photo by Dick Barnatt/Redferns)

  • Dick Barnatt

Tiempo de lectura: 3’

Después de “Stairway to Heaven”, “Black Dog” es uno de los temas más celebrados y populares de Led Zeppelin. ¿Quién no lo ha flipado alguna vez con su tremendo riff o con sus potentes líneas vocales? Aunque la hayas escuchado muchas, pero que muchas veces, es posible que no conozcas todos los detalles que rodean a un tema histórico y que, a fin de cuentas, ha sido una parte muy importante de la vida de cualquier rockero que se precie. Aquí tienes cinco cosas que quizás no sepas de “Black Dog”. 

1. El “perro negro” no tiene nada que ver con la canción

Si has escuchado alguna vez la canción, sabrás que el título no aparece, ni una sola vez en la letra de la canción. Lo cierto es que, aunque haya quien le haya querido buscar una explicación más profunda, el título del tema tiene un motivo de lo más mundano. La banda trabajaba en el tema en una mansión de Hampshire, Inglaterra, rodeada de naturaleza y bosques. Cerca del lugar, un perro labrador solía husmear y dar vueltas. A los miembros de la banda les encantaba darle de comer y que volviera. Cuando necesitaron un nombre para bautizar la canción, para la que no tenían título, pensaron en el animal, inmortalizándolo para siempre. 

2. Muddy Waters inspiró el tema a John Paul Jones

Aunque no solía componer canciones completas, John Paul Jones realizó aportaciones excelentes a la música de Led Zeppelin. Eso es lo que pasó cuando escuchó el 'Electic Mud' (1968) de Muddy Waters. El batería quería probar a hacer un movimiento similar, pero llevado a su terreno. 
Fue Jones el que introdujo el riff del que nació la canción. Sin embargo, en un principio, el tema era exageradamente complicado a nivel rítmico, tanto que ni los mismísimos Led Zeppelin podían llegar a interpretarlo. Por suerte, la canción se simplificó y salió el temazo que todos conocemos hoy en día 

3. Pese a todo, la canción es realmente complicada

No te recomendamos que bailes este tema. Y es que, incluso para Led Zeppelin, este tema es realmente complicado. Con cambios constantes tanto en la melodía como en la sección rítmica, el único elemento que consistente en la canción son los interludios vocales. Como ya te hemos contado, la “culpa” de esto la tiene John Paul Jones. Se cuenta que el bajista escribió el tema en un billete de tren, que, obviamente, perdió y que, si lo hizo tan complicado, fue porque no quería que nadie fuera capaz de versionarlo. Como podrás ver a continuación, esto último no le salió muy bien...

4. No, no tiene ningún significado oculto, aunque la gente se empeñe en buscarlo

Aunque nunca se le llegó a someter al escrutinio de “Stairway To Heaven”, lo cierto es que la canción, que habla, simplemente, sobre una mujer que le hace la vida imposible a Robert Plant, aunque él esté enamorado de ella, ha sido interpretada de muchísimas manera. 

El interés de Jimmy Page en Aleister Crowley, justo con la imagen de Hermit, una figura del Tarot, en el álbum, provocaron que más de uno pensara que, al haber estado recluidos en una mansión en los bosques, los miembros de Led Zeppelin habían tenido algún contacto con el mundo del ocultismo. El “perro negro” ha llegado a ser considerado un perro de caza y la línea que dice “eyes that shine burning red...” se ha asociado con el diablo. Nada más lejos de la realidad. 

5. El único que no firmó la canción fue John Bonham

Bajista, guitarrista y cantante firmaron como autores del tema, pero no el batería. Lo cierto es que tanto Jimmy Page como Robert Plant solían tener crédito como autores en casi todas las canciones, con el beneficio económico que eso supone en lo que se refiere a derechos de autor. Sin embargo, para Jones y Bonham era mucho más difícil recibir crédito y su nombre solo aparecía si sus contribuciones al tema eran lo suficientemente relevantes. “Rock And Roll”, “Misty Mountain Hop” y “When The Levee Breaks” son algunas de las que consiguió firmar Jones.

RockFM