Cinco cosas que no sabías sobre “Livin' On a Prayer” de Bon Jovi

El clásico del 'Slippery When Wet' esconde algunos secretos 
Bon Jovi

 

Tiempo de lectura: 3’

¿Quién no ha escuchado alguna vez el “Livin' On a Prayer” de Bon Jovi. El tema que los de Nueva Jersey utilizan para finalizar todos sus conciertos es una obra maestra del hard rock que, a lo largo de generaciones, ha conseguido enganchar a propios y extraños al rock. Y es que, desde la intro hasta el final, pasando por el estribillo y por el solo, el tema consigue engancharte y no te suelta. Seguramente, incluso mientras lees esto, estés tatareándola en tu cabeza. Sin embargo, ¿sabías que el tema esconde algunos secretos y curiosidades? Estas son cinco cosas que no sabían sobre “Livin' On a Prayer” de Bon Jovi:

1. El Tommy y Gina son reales... más o menos

Jon Bon Jovi y Richie Sambora escribieron este tema con uno de los compositores más importantes de la historia del rock -pese a ser desconocido por muchos- y uno de los responsables de algunos de los temas que cantas cada día sin parar. Hablamos de Desmond Child, encargado de escribir, por ejemplo, “I Was Made For Lovin' You” junto a Kiss

Lo cierto es que Tommy y Gina están basados, precisamente, en Desmond y la que era su novia en los '70, Maria Vidal, con la que vivía. Aparentemente, él era un conductor de taxis en Nueva York y ella era una camarera en un restaurante.

2. El mítico “woh woh woh” ya lo popularizó Peter Frampton

Richie Sambora utilizó un aparato electrónico que se llama talkbox, para generar el mítico sonido que todos conocemos. El talkbox le permitía hacer varios sonidos distorsionados utilizando su boca. Sin embargo, el pionero en popularizar esta técnica fue Peter Frampton, que ya lo utilizó en su 'Frampton Comes Alive' de 1976, pero, al final la técnica acabó por perder popularidad. Cuando Bon Jovi la publicó, fue la primera vez en la que mucha gente joven escuchaba el talkbox. Peter Frampton, de hecho, le ha construido todos los talkboxes que ha usado a lo largo de su carrera a Richie Sambora. 

Eso sí, utilizarlo no es precisamente fácil, teniendo en cuenta que lleva un tubo largo que te tienes que meter en la boca y que resulta muy, muy incómodo de usar. Prácticamente, el equivalente musical a una gastroscopia. 

3. Es la canción favorita de los fans de Bon Jovi según una votación democrática

Cuando, en 2010, Bon Jovi tocó esta canción en la gala de los Grammy, no fue por decisión propia. A medida que avanzaba la noche, los televidentes pudieron elegir entre “Livin' On A Prayer”, “It's My Life” o “Always”. Aunque no se divulgó la cantidad de votos, ganó el tema del que estamos hablando. ¿Lo peor para la banda? ¡Que tuvieron que ensayar la puesta en escena de las tres y no supieron cuál iban a tocar hasta el último minuto!

4. No, Tommy no estaba haciendo huelga ni intentó pasar un piquete

Hay quien interpretó que Tommy era un esquirol en una huelga portuaria y que la canción habla, en parte, de eso. No es verdad, tal y como lo confirmó Jon Bon Jovi en 2009: “No. Simplemente perdió su trabajo, no cruzó ningún piquete. La industria se fue de la ciudad y él no recuperó su trabajo. Es un personaje ficticio. La inspiración original era la de una pareja joven que se queda embaraza y que lo deja todo, pero no nos encajaba, así que cambiamos la historia”. 

5. El riff de bajo de la canción se lo robó Sambora a Joe Lynn Turner

Según el que fuera componente de Rainbow y Deep Purple, Sambora cogió prestada la línea de bajo de la canción “Get Tough” de su primer álbum en solitario en una noche de borrachera. “Richie Sambora vino una noche, estábamos bebiendo mucho, y me dijo: 'Voy a robarte ese riff' y yo le contesté: '¡Adelante!'. Resulta que al final lo hizo”

RockFM