Cómo el dinero hizo “perder la cabeza” a Dee Snider (Twisted Sister): “No reconocí las señales”

El que fuera cantante de Twisted Sister reconoce que su ego se llevó lo mejor de él

Tiempo de lectura: 2’

El dinero y la fama pueden ser un arma de doble filo si no sabes gestionarlos, y si no, que se lo digan a Dee Snider, quien fuera vocalista de Twisted Sister, que, en una nueva entrevista con Classic Rock, ha explicado cómo la riqueza y el reconocimiento le hicieron perder la cabeza hasta el punto de acabar en la más absoluta ruina a principios de los '90.

“Gané un montón de dinero y perdí hasta el último céntimo. No porque estuviera colocado -porque no bebía ni me drogaba- ni porque me timaran los directivos o los abogados: no tenía a nadie más que culpar que a mí. El ego que te lleva a creer que puedes ser una estrella y, contra todo pronóstico, es el mismo ego que, cuando lo consigues, se niega a reconocer las señales de alarma cuando las cosas se están volviendo una mierda”.

“En un momento dado estaba tan arruinado que, en 1992, el único trabajo que pude conseguir fue el de contestar al teléfono en una oficina por 200 dólares a la semana. La gente entraba y decía: '¿No eres...?'. Y yo mentía y decía: 'No, sólo me parezco a él'”.

Cuanto más alto subes, más dura es la caída

Si la fortuna es peligrosa, con la fama pasa lo mismo. A Snider, que tuvo la suerte de no caer en el alcohol y las drogas, la maldición del ego también le hizo sucumbir.

“Twisted Sister eran famosos a nivel regional mucho antes de ser famosos a nivel internacional: sin tener un disco en el mercado, atrajimos a 23.000 personas a un parque local para un concierto gratuito. Así que estábamos preparados para la fama. Pero la lección que aprendí por las malas es que no hay que creértelo”.

“Me convertí en un megalómano, pensando que flotaba en el aire, y me alejé de mi banda, de mi familia, de mi mujer... todo porque creía que todo el mundo me decía lo increíble que era. Al final, caí y lo perdí todo. Fue una buena lección de humildad. Me hizo un hombre mucho mejor”.

En casa, eres de carne y hueso

Lo peor, quizás, de endiosarse de esa manera, es que los que tienes más cerca pueden llegar a sufrir las consecuencias de tu ego. Ahora, Snider tiene claro que, cuando llega a casa, es padre y marido, no estrella del rock.

“El lema en nuestra casa era 'Deja tu ego en la puerta'. No eres una estrella de rock en casa, eres un marido y un padre, no una celebridad. Lo que haces fuera del hogar familiar está muy bien, pero no puedes ser esa persona dentro de la casa”.

“Mi mujer y yo hicimos una vez un reality de intercambio de esposas de famosos con Flavor Flav, de Public Enemy, y mi mujer tuvo que enseñarle a Flav eso. Le dijo: 'Deja el reloj que llevas al cuello, quítate las gafas de sol y sé una persona'”.

Escucha en directo Rock FM, la radio donde puedes escuchar una hora de rock sin pausa. Si lo deseas puedes bajarte la aplicación de Rock FM para iOS (iPhone) y Android.

Y recuerda, Rock FM encontrarás el mejor contenido sobre tus bandas de rock de cabecera, los temas que no puedes dejar de escuchar, las mejores historias, el entretenimiento y, sobre todo, aquellos sonidos que no puedes encontrar en ningún otro lado.

RockFM