Cómo el momento más dramático de la vida de Eric Clapton se convirtió en música "como agente curativo"

La historia de "Tears in Heaven" está marcada por uno de los momentos más duros de la vida del legendario guitarrista
Cómo el momento más dramático de la vida de Eric Clapton se convirtió en música "como agente curativo"

Tiempo de lectura: 2’

"Tears in heaven", de Eric Clapton fue una de las canciones más importantes en la vida del artista y todo un hito en la cultura de la música británica, premiado con seis Grammys en la edición de 1993.

Y es que la ‘Mejor canción del año’, ‘Grabación del año’ y la ‘Mejor interpretación vocal pop masculina’ significó mucho para millones de personas, pero sobre todo para el cantante y compositor y su mujer Lory Del Santo ya que la inspiración para componerla llegó a través de uno de los sucesos más aterradores y dolorosos en la vida del artista: el fallecimiento de su hijo.

‘Tears in heaven’, una inspiración hecha historia

El 20 de marzo de 1991, el hijo de Eric Clapton y la modelo Lory Del Santo se precipitó al vacío desde un rascacielos de Nueva York. El acontecimiento se recordó durante años en todos los medios y marcó al artista inglés en todo su ser, ya que encontró en la música el modo de superar el duelo. Tras sacar el lanzamiento de la canción, Eric Clapton estaba convencido de que “no valía la pena publicarlo” y que había mejores canciones”, dijo al ganar varios premios por el LP en relación a un tema dedicado a su hijo Conor que le provocaba sentimientos enfrentados.

"Tears in heaven" fue publicada también como banda sonora de la película ‘Rush’ de Lili Fini Zanuc. La canción tuvo también la colaboración con el letrista Will Jennings que, en un primer momento, se mostró reacio a aceptar: Eric ya tenía el primer verso de la canción y quería que escribiera el resto. Le respondí que era un tema tan personal, que debería escribirla él solo, comentaba Jennings. “Es una canción tan personal y tan triste, que es única en mi carrera como letrista de canciones”, confesaba.

En la época en la que “todo cambió” para el artista, Clapton se alojaba en un hotel mientras que Conor y su madre estaban en un apartamento de Manhattan, ya que la pareja no pasaba por su mejor momento. “El salón principal tenía a un lado unas ventanas que iban del suelo al techo y que se podían poner en voladizo para limpiarlas. Pero no había barandillas en las ventanas, porque el edificio era un condominio y no estaba sujeto a las normas de edificación habituales, recordaba el cantante. Conor entró corriendo en la habitación y fue directo a la ventana”, explicaba haciendo referencia al instante en el que sucedió todo, viendo como su hijo se precipitaba al vacío por una de las ventanas que el conserje y las limpiadoras estaban limpiando. Después cayó cuarenta y nueve pisos hasta que aterrizó en el tejado de un edificio de cuatro plantas adyacente”, relataba en sus memorias Eric Clapton.

Desde ese momento, en lugar de retirarse, alejarse de todos y volver a recaer en algunas adicciones, el cantante usó todas sus fuerzas para utilizar la música como terapia y crear unas de las composiciones más importantes y emblemáticas de su carrera, recordando cómo su hijo le inspiró en cada paso. “Casi inconscientemente usé la música como un agente curativo”.

RockFM