¿Cómo es, en realidad, trabajar junto a Bob Dylan? Matt Chamberlain desvela la verdad sobre el músico

El que fuera batería de Pearl Jam explica cómo es, en realidad, trabajar con Dylan
¿Cómo es, en realidad, trabajar junto a Bob Dylan? Matt Chamberlain desvela la verdad sobre el músico

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista en The Eddie Trunk Podcast, el que fuera batería de Pearl Jam, Matt Chamberlain, ha hablado sobre cómo era, en realidad, trabajar con el mítico cantautor Bob Dylan. Además, el músico también ha explicado cómo fue su experiencia en el estudio de grabación junto a David Bowie.

Cabe destacar que Chamberlain tiene un amplio palmarés de bandas, desde Pearl Jam hasta A Perfect Circle, aunque también otros artistas como Elton John Adele o Chris Cornell.

¿Cómo fue trabajar con Dylan? El batería responde.

"Mira, lo que pasó con Dylan fue que todo ocurrió en el último minuto. Toqué con él un par de días y, de repente, quería que me fuera con él de gira. Quedaban como tres días para empezar y va y me pide que me vaya con él".

"Salimos como unas seis semanas y volvimos. Entonces, después de el primer año con él, comenzamos a trabajar en su disco y, a decir verdad, fue toda una experiencia porque lo hace todo a última hora, incluyendo el proceso de grabar sus discos".

"Es casi como tocar con un músico de jazz que, además, es poeta, porque siempre lo está cambiando todo y puede pasar cualquier cosa en cualquier momento. Puede coger una canción, descartarla entera y comenzar a componer una versión totalmente nueva".

"Normalmente venía con algo escrito. Lo mismo tenía un punto de referencia o un aire que quería darle, y, a raíz de eso, nos tocaba improvisar. Entonces él comenzaba a cantar, luego cogía el piano y le añadía algunos acordes, mientras trabajábamos en los arreglos. Para cuando nos queríamos dar cuenta, teníamos la canción grabada, era muy divertido".

El batería también formó parte de 'Heathen' (2002) y 'Reality' (2003) de David Bowie.

"Mi experiencia con Bowie fue muy interesante porque sólo éramos él, el productor Tony Visconti y yo. Tony tocaba el bajo. Estábamos en un estudio que estaba en Catskills, era uno de esos sitios en los que también te puedes quedar a dormir y lo único que haces es estar allí".

"Cada día, Bowie se levantaba porque su hijo estaba allí, acababa de tener un bebé en aquel momento, en 2001, que le despertaba, así que aprovechaba para ponerse a componer canciones. Al final acabó, más o menos, con 11 y nos dio una idea básica de cómo iba a ser el álbum. Entonces grabé la batería y Tony el bajo, así que hicimos eso todos los días durante dos semanas".

"También he trabajado con Elton John y era un poco parecido. Bernie Taupin le daba una letra y, en media hora, teníamos la canción compuesta y la empezábamos a grabar. Era una verdadera locura".

RockFM