Así fue el concierto más insólito de la historia de Metallica: "Estará en los libros de historia"

Todavía se sigue hablando de las canciones que tocaron Hetfield, Trujillo y compañía en su concierto en el helipuerto de la base Carlini en la Antártida

Tiempo de lectura: 2’

Ni por tocar las mejores canciones del mundo, ni por tener los mejores riffs de guitarra... ¡sino por contar con la Antártida como escenario! Este concierto de Metallica pasará a la historia, como ya dijo su volcalista James Hestfield, porque nunca nadie antes había hecho algo así. El grupo de Los Ángeles siempre ha hablado de este show como algo muy especial porque fueron los primeros en realizar esta locura. Así que, después de tanto tiempo, siguen llegando declaraciones y entresijos de este hito en el polo sur.

Primero vamos con los integrantes de la propia banda. Hetfield habló de lo espectacular que fue para él ver por primera vez un paraje así y tenía claro que «es algo que debe preservarse y no comercializarse». El cantante comenzó el concierto con un "¿Están preparados para hacer historia? Nosotros también", y terminó el concierto con esta declaración: “Gracias por hacer con nosotros este gran momento. ¡Ahora le podrán contar a sus nietos que este fue el concierto más memorable de sus vidas!”. “Con este show ya tocamos en todos los continentes”, continuó, y luego envío un mensaje de invitando a todos a proteger ese lugar. Kirk Hammett, guitarrista de la banda, tiempo después del show dijo que había sido "una experiencia única, la he disfrutado muchísimo" y que sería difícil volver a vivir algo así.

El técnico que llevaron también habló sobre como se trabajaba para preparar el concierto: "Fue un viaje de lo más interesante. La verdad es que no le tenía, ni le tengo, demasiado cariño a la vida en el mar, así que me pasé días aferrado a mi cama en el barco mientras cruzábamos por aguas de lo más revueltas para llegar al continente. Hubo muchos desafíos técnicos y logísticos en aquel show, pero solo tengo bonitos recuerdos de esa parte del planeta. Me siento muy afortunado de haber sido parte de ello. No todos los días pasas por delante de ballenas en un bote hinchable para ir a trabajar. Utilizamos energía solar y no pudimos configurar los amplificadores como siempre. Mantuvimos nuestra huella de forma que contaminara lo mínimo posible. Por lo visto, resulta que a los pingüinos no les gusta mucho el heavy metal"

Este concierto fue organizado por Coca-Cola donde solo hubo 19 ganadores de un concierto, más algunos periodistas y staff de la base los que acudieron a este show que se celebró en un gran iglú transparente. Pero, pese a las pocas personas que fueron y que el escenario era bastante pequeño, se necesitaron más de 15 toneladas de equipo para que todo funcionase.

Después de terminar el concierto las reacicones no dejaban de llegar. Una de las personas del público dijo lo siguiente: "Me parece que estuve en otro mundo. Esto no se repite nunca más en la vida". "Hemos entrado a formar parte de la historia de Metallica, estamos en el único concierto de la banda en la Antártida, es increíble" apuntaba el fan de la banda norteamericana.

"Extraño pero buenísimo. Espectacular. Se tomaron todas las providencias para cuidar el medio ambiente y se hizo un concierto de excelencia", fue la opinión de Guido Fernández, oficial de la base chilena Frei.


RockFM