La Creedence en Oakland, una leyenda urbana que vio la luz

El vídeo clásico de hoy nos transporta un momento que cambió la Historia del rock
ctv-zgj-creedence-clearwater-revival-1220x863

Tiempo de lectura: 1’

Aunque con todas las ventajas y comodidades que existen hoy día es difícil imaginarlo, entre finales de los 60's y comienzos de los 70's, asistir a un concierto de rock era una experiencia imprevisible. Nadie sabía qué pasaría, cómo reaccionarían los músicos y mucho menos, el personal asistente.

Los directos de las bandas trazaban una delgada línea que separaba por pocos milímetros la emoción de la revuelta popular, la euforia del trance místico y las emociones controladas de la psicosis. Las bandas de entonces, lejos de clonarse entre sí, partían de los parámetros del rock, pero trabajaban duro para conseguir su personalidad y ofrecer el máximo posible en cada directo. Cada noche era única e irrepetible, un buen ejemplo de ello es el famoso concierto de la Creedence en Oakland 1970.

Por el momento que vivía la banda, lo engrasados y empasatados que sonaban y la increíble conexión con el público, ese concierto fue el germen que hizo que la banda pasara a ser relativamente conocida a uno de los pilares fundamentales del rock norteamericano.Tras casi una década de boca a oreja que no hizo si no incrementar la leyenda de lo que allí sucedió, el concierto de Oakland finalmente se publicó en 1980, así la humanidad pudo comprobar de primera mano que ninguno de los presentes mentía. Lo que allí sucedió aquella noche significó no sólo un antes y un después para la Creedence, sino también para el devenir del rock.

RockFM