La crítica de Malcolm Young al primer cantante de AC/DC en una entrevista inédita: “Era muy malo”

En una entrevista nunca antes publicada, Malcolm Young se sincera sobre Dave Evans, primer cantante de AC/DC
La crítica de Malcolm Young al primer cantante de AC/DC en una entrevista inédita: “Era muy malo”

Tiempo de lectura: 4’

Tal y como informa Blabbermouth.net, una nueva entrevista inédita a Malcolm Young ha visto la luz gracias a The Coda Collection, una compilación que contiene más de siete horas de vídeo sobre la historia de AC/DC junto con esta entrevista al difundo co-fundador y guitarrista de la banda. En esta charla nunca antes publicada, Young critica al primer vocalista de la banda, Dave Evans, y habla sobre su recorrido vital y con el conjunto.


Sobre los primeros días de AC/DC a principios de los '70:


“Todo lo que intentábamos hacer era entretener a la gente. Cuando comenzamos como banda, los dueños de los clubes nos decían: 'Queremos que la gente baile para que puedan beber más'. Así es como nos hicimos un nombre, haciendo que la gente estuviera acalorada y sudorosa y que bebieran. Nos quedamos con eso. La gente pagaba dinero para vernos, lo cual nunca hemos olvidado. Todo lo que vino después de eso fue un bonus. Nosotros éramos, simplemente, una banda que tocaba en clubes. A medida que las cosas evolucionan, tú lo haces con ellas”.


El músico también habla sobre cómo dio su primer paso para formar una banda con su hermano, Angus Young:

“Nunca habíamos tocado juntos. A mí me gustaban más The Beatles y The Rolling Stones y, a Angus, las cosas más pesadas, como Jimi Hendrix o Cream, con la guitarra solista. Solía escuchar las canciones como canciones -la batería, la voz- en su lado musical. Solía quedarme con los acordes, el esquema de la canción, en la guitarra. Lo que pasó es que un día decidí montar una banda. Íbamos a tener un teclista, pero fiché a Angus en su lugar”.


“Angus tenía su propia banda, un pequeño conjunto de rock, pero lo dejaron. Me dijo que se habían separado y yo le contesté: 'Acércate mañana y lo pasarás bien'. Íbamos a tocar rock and roll, así de simple. Cuando Angus llegó, se convirtió en una parte importante. Todavía no había desarrollado su personalidad sobre el escenario, George y mi hermana le ayudaron mucho con eso. Dijeron: 'Tienes que tener un personaje, Angus'. Pensaron que un buen show siempre tendría algo con lo que la gente se pudiera identificar. Mi hermana dijo: '¿Por qué no te pones tu uniforme de la escuela con los pantalones cortos?'. Se lo apañó y, de repente, este pequeñajo se convirtió en algo enorme. Créeme, puede volverse loco, no está actuando. Se lo toma muy en serio. No creo que nadie pueda conseguir un método tan bueno que le permita actuar así. Eso es lo que la gente espera y él lo hace. Incluso aunque yo no tengo ni idea de cómo consigue alcanzar ese estado”.


Sobre los primeros shows de AC/DC:


“Lo pasábamos bien en los clubs. Todo estaba lleno de australianos enfadados y peleones... Eso hizo que Angus hiciera aún más cosas. Para cuando acababa la noche, se había ganado a todos. Vestía el disfraz, pero también sabía tocar la guitarra”.


“Solíamos ir a clubes y ver cómo estaba el ambiente, y ninguno de ellos tenía a músicos con los que la gente rockeara y bailera. La gente bailaba con los discos entre los conciertos de una banda y de otra. Nosotros pensamos: 'Esto es rock and roll'. Si alguien ponía 'Jumpin' Jack Flash' de The Rolling Stones, la pista de baile se llenaba. Todas las bandas tocaban ese rollo hippie, como si estuvieran de resaca. No tenían ni idea y, para nosotros, estaba claro”.


“En nestro primer show, el primer show que dimos en la historia, nos los ganamos. Tocamos 'Jumpin' Jack Flash' e improvisamos a mitad de la canción. Después, algo de Little Richard y 'Great Balls Of Fire'. Más tarde, un par de temas más de los Stones. Eran canciones que a penas sabíamos tocar, tuvimos que tirarnos ese farol. Mientras la gente bailara, estábamos haciendo nuestro trabajo. Cuando más bailan, más beben. Todo el mundo estaba feliz. Siempre que tocábamos en cualquier parte, nos ofrecían quedarnos de forma permanente. La banda estaba en un buen momento. Nosotros estábamos en Melbourne, que es un poco como Los Ángeles o Londres en lo que a las dimensiones se refiere, y había gente que nos llamaba desde Sídney para preguntar sobre la banda. Estábamos haciéndonos populares rápidamente. En su momento tampoco nos impresionamos. Era como: 'Oh, bien, otro concierto'”.


Sobre cómo se entendía con Angus a la hora de tocar la guitarra:


“Yo estaba más metido en el temas de los acordes, la canción completa, más que en las partes individuales. Estaba contento, en cierto modo, porque yo era un guitarrista más melódico. A Angus le gustaba más el mundo del rock. Siempre me pareció genial, nunca hubo ningún problema. Con Angus, no tenía sentido que tocase solos. Nunca fue una pelea entre hermanos, todo lo contrario, porque lo único que queríamos era ser buenos como banda”.


¿Se peleaban mucho Malcolm y su hermano al estar juntos en la misma banda?


“No es tan dramático. Tenemos nuestros momentos. Eso es lo que hacemos, conocernos el uno al otro durante toda nuestra vida. Hay muchas ventajas, también. Los hermanos se pelean, pero están cerca los unos de los otros. En la banda, a veces teníamos alguna pelea. Sin embargo, eso no es un problema para AC/DC. Cuando grabamos los discos es lo peor, porque todo el mundo tiene algo de presión. Estás en un área confinada y pasan cosas. Pero tenemos mucha suerte con eso, en general”.


Sobre Bon Scott y Dave Evans:


“Bon se hizo cargo, para ser honestos. Él era más mayor y había estado con otra banda. Era un tipo con experiencia. Habíamos compuesto un par de canciones y él nos animó a crear más. Nos dijo: 'Tengo una idea sobre mi estúpida esposa con la que rompí: 'She's Got Balls''. Ya teníamos compuestas algunas canciones pero, ahora que estaba ahí, teníamos a la voz de la experiencia. Teníamos nuestros oídos abiertos. Nos llevó un poco más lejos. El primer cantante, Dave Evans... la gente aplaudía cuando se iba porque así nosotros podíamos tocar sin su voz. Era muy malo. Bon entró una semana después de su salida. Tenía canciones, ideas y motivación. Iba en serio. La gente estaba feliz de tener a alguien así. Nosotros estábamos felices de estar tocando. Él, sin embargo, tenía planes más ambiciosos”.

RockFM