Crónica de Iggy Pop en el Teatro Real de Madrid: el "punk" se reinventa

Pese a lo anticlimática que podría parecer la situación, Iggy Pop ofreció un concierto sobresaliente en el que romper las reglas
  • Domingo J. Casas

Tiempo de lectura: 2’

Iggy Pop tocando en un teatro con la gente sentada en butacas. Lo cierto es que la premisa de lo que vivimos el pasado 26 de julio en el Teatro Real de Madrid se antoja, como poco, algo anticlimática e incluso, me atrevería a decir, surrealista. Sin embargo, la Iguana de Detroit sabe embaucarnos y, a sus 75 años, aún sabe romper las reglas.

Y es que quizás sea más rompedor, a día de hoy, añadir vientos y toques de jazz a unos temas de sobra conocidos por todos, o incluso hacer que la gente se levante de sus sitios y convertir el sobrio teatro en una fiesta, que lo que nos imaginamos cuando pensamos en el Iggy Pop que se revolcaba sobre cristales.

Crónica de Iggy Pop en el Teatro Real de Madrid: el punk se reinventa

Domingo J. Casas


Tras la emisión de una película que un fan grabó sobre la figura de Pop, de unos 15 minutos, comenzaba el concierto y la sensación era confusa. Se notaban las ganas de la gente de levantarse y correr hacia el filo del escenario. Sin embargo, en los dos primeros temas, nadie tuvo el coraje para hacerlo. Solo hacía falta que alguien diera el primer paso y así fue. Ver a la gente arremolinarse alrededor del escenario era lo más salvaje que habíamos visto en el Teatro Real desde hacía mucho tiempo.

Con una puesta en escena sobria y una banda de músicos buenos, muy buenos, quizás incluso demasiado buenos, Iggy Pop ofreció un show distinto a lo que uno podría esperar del artista al verle, por ejemplo, en un festival de rock, pero que no dejó de ser una completa genialidad. Y es que la clave está en los contrastes: jazz y punk, un teatro histórico donde se celebran los eventos de más alta alcurnia y revolcarse por el suelo sin camiseta mientras suena, por ejemplo, “I Wanna Be Your Dog”. Este efecto “frío – calor” fue lo que hizo del show de Iggy Pop algo distinto, reinventando, en cierto modo, lo rompedor del punk y adaptándolo a una etapa más madura de su carrera en la que ya no son cristales rotos, sino la aparición de notas de jazz en sus clásicos, lo que sorprende.

Ojo, porque, pese a todo, no faltaron los hits más conocidos ni las poses características del vocalista. Sin camiseta durante gran parte del show, Pop hizo sonar “The Passenger”, “Lust for Life”, “Search and Destroy” o “Raw Power”. Los temas sonaron mucho más ricos musicalmente, pero sin perder la “suciedad” que les caracteriza. Por cierto, si hay un detalle que merece la pena resaltar es que Iggy, como frontman veterano que es, miraba en todas direcciones para que el público, estuviera donde estuviera, se sintiera parte del espectáculo. Teniendo en cuenta que era un show relativamente íntimo, es algo que se agradece.

Las cosas han cambiado mucho desde que Iggy Pop comenzó su carrera y, si, querido lector, me permites una reflexión final, la Iguana, un visionario y un veterano curtido en mil batallas, ha decidido mantener vivo el espíritu rompedor del punk -más que los Sex Pistols, no lo dudes- pero de una forma mucho más sutil y madura. Quizás sea la hora de cambiar los cristales rotos por líneas de viento.

SETLIST DE IGGY POP EN MADRID

  1. Rune
  2. Five Foot One
  3. The Endless Sea
  4. Loves Missing
  5. Sonali
  6. T.V. Eye
  7. Lust for Life
  8. The Passenger
  9. Death Trip
  10. James Bond
  11. Sister Midnight
  12. Mass Production
  13. Free
  14. Gimme Danger
  15. I'm Sick of You
  16. I Wanna Be Your Dog
  17. Down on the Street
  18. Fun House
  19. Search and Destroy


RockFM