¿Cuáles son las consecuencias de tocar en Motörhead sin protegerte los oídos durante décadas?

Phil Campbell, guitarrista de Motörhead, explica cómo afectó a sus oídos tocar al disparatado volumen de la banda durante tantos años
¿Cuáles son las consecuencias de tocar en Motörhead sin protegerte los oídos durante décadas?

Tiempo de lectura: 2’

Si algo tenía Motörhead en sus directos, eso era volumen. La banda que hizo suyo aquello de “louder than noise” conseguía que, cada vez que les veíamos en directo, nos fuéramos a casa con un terrible pitido en los oídos, aunque nos mereciera la pena haber disfrutado del show. Sin embargo, ¿te imaginas cuáles son las consecuencias de tocar con Motörhead, a ese volumen, cada noche?

En una nueva entrevista para Rockin' Metal Revival (transcrita por Ultimate Guitar), el guitarrista de Motörhead, Phil Campbell, se ha sincerado sobre las consecuencias que ha tenido para sus oídos el hecho de haber tocado con la banda durante tantas décadas sin proteger, como debía haber hecho, sus oídos de forma adecuada.

Todo comenzó cuando Campbell habló sobre los shows en directo de la banda:

“Era increíble estar sobre el escenario con la banda. Había mucha energía entre los tres o cuatro que tocábamos desde el principio, y eso se podía sentir. Cuando bajábamos del escenario, sabíamos que había sucedido algo especial. Podrías contar todos nuestros conciertos malos con los dedos de una mano, seriamente, en todos aquellos años”.

“Cuando bajamos del escenario, totalmente agotados después de dos o tres horas, sabíamos que había merecido la pena. Teníamos muy buena respuesta por parte de la gente que venía a nuestros conciertos”.

“Y quedarme sordo, dormir en un cuchitril o tener que intentar buscar algo tranquilo y callado después del concierto... todo eso mereció la pena. No me lo hubiera perdido por nada del mundo”.

Entonces, el guitarrista fue preguntado sobre si llevaba protección en sus oídos durante los shows de Motörhead, que, como ya te hemos contado, eran ruidosos a más no poder.

“La verdad es que nunca nos preocupamos por eso. Creo que me intenté poner unos tapones durante media hora, pero no sentía la vibración ni la electricidad en directo, así que me deshice de ellos rápidamente”.

“Pero ahora que ya no salgo de gira, he tenido que invertir en unos audífonos de última tecnología. Lo gracioso es que nunca me los pongo. En cualquier caso fui al audiólogo -esta es una historia real de hace dos años- y me hizo varias pruebas. Cuando acabó, me dijo: 'Mira, el umbral de audición de una persona normal estaría a este nivel'. No recuerdo los números, pero creo que era +20, y el mío estaba en -70. Así que, como sea, interprétalo como quieras. He sufrido una pérdida profunda de audición”.

“Supongo que la clave sería no ponerse justo en la parte del frente del escenario, especialmente en los festivales, en los que tienes todos esos subwoofers, que te levantan del suelo, te levantan del suelo”.

La frase que más recuerda de Lemmy

En otra parte de la entrevista, Phil Campbell también recordó qué es, de entre todas las cosas que le dijo Lemmy, cuál es la que más recuerda.

“Cuando me uní a la banda en 1984, me dijo: 'Phil, valoro como tocas, toca como lo disfrutes a nivel musical, pero nunca lleves pantalones cortos sobre el escenario'. Creo que el anterior, guitarrista, Brian Robertson, los llevó varias veces en directo y no cuadraban con la imagen que Lemmy intentaba dar de la banda”.

“Los cinturones de balas no combinan con los shorts rosas, y por eso nunca llevé pantalones cortos en directo. Creo que, en realidad, es un buen trato, toco mal todas las notas mientras lleve pantalones”.


RockFM