Cuando los buenos abandonan: la carta de Jorge Salán a Kiskilla (ex-Mägo de Öz) tras su retirada de la música

El pasado 14 de mayo, el teclista de José Andrëa y Uróboros anunciaba su retirada de la música
Cuando los buenos abandonan: la carta de Jorge Salán a Kiskilla (ex-Mägo de Öz) tras su retirada de la música
Jorge Salán y Kiskilla posando juntosJorge Salán

Tiempo de lectura: 2’

Como informaron nuestros compañeros de MariskalRock.com, el pasado 14 de mayo, Sergio Cisneros, Kiskilla, emblemático teclista de Mägo de Oz y José Andrea y Uróboros, anunciaba que se veía obligado a dejar su actividad profesional como músico.

El motivo de esta decisión era el deterioro de su salud a raíz de de su Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, más conocida como EPOC, la cual acarrea desde hace tiempo.

Ahora, nuestro guitarrista más internacional, que fue compañero de Kiskilla en Mägo de Oz, Jorge Salán, le manda una emocionante carta de su puño y letra que homenajea a su amistad y a su carrera.

Cuando los buenos abandonan

De Jorge Salán a Kiskilla

El apareció con una vida que contar y a la que admirar.

Fue por el año 2004, aproximadamente, cuando Mago de Oz me invitaron a grabar un solo de guitarra en el disco 'Gaia 1' y Sergio Cisneros estaba en el control del estudio de grabación.

Sus palabras a mi persona fueron “me acabo de llevar una sorpresa con este chaval, este no es uno que toca escalas de arriba abajo, esto es otra cosa”.

Eso fue el principio de una amistad que me hizo descubrir cine, literatura, música y la grandeza de un artista, que no músico.

Gracias a él, a mi vida llegó “El viaje a ninguna parte” de Fernando Fernán Gómez, esa maravillosa película con Juan Diego y José Sacristán que nos cuenta todas las penurias que tuvieron que pasar una compañía de teatro con la llegada del cine a nuestro país.

Ir de gira de pueblo en pueblo andando o en camiones destartalados de agricultores que les hacían el favor de llevarles a su próximo destino, fortuna para aguantar al siguiente concejal de cultura o alcalde de pueblo que no sabía hacer la o con un canuto pero que en su mano tenía el poder de que esos cómicos se pudieran llevar algo al estómago esa noche.

José Sacristan decía en una escena: “¿Pero donde esta el maná de los cómicos? ¿ En que tierra caerá si nosotros no somos de ninguna parte?"

"Somos...del camino”.

Sergio sabe muy bien lo que significa ser del camino, el me lo enseñó.

Sé lo que es estar al sol del membrillo de Victor Erice con el pintor Antonio López, el me lo enseñó.

Sé lo que es perderme en la locura de los Panero, el me lo enseñó.

Sé lo que es la vida en vena y lo que duele leer la elegía a Ramón Sijé de Miguel Hernández, él me lo enseñó.

Por suerte, esto esta lejos de ser una elegía, son solo palabras de admiración escritas de amigo a amigo, pero si que utilizo las palabras del poeta: “No perdono a la vida desatenta”.

Que Sergio abandone la música estoy seguro de que es algo temporal, porque esto no es música, es vida.

No se puede retar al universo, y si lo haces, solo puedes esperar un alud que te demolerá en su manto de nieve.

Este artículo se titula “Cuando los buenos abandonan” porque llevamos unos años ya en que es así, la mediocridad se abre paso enterrando a la gente que si que tiene cosas que decir.

“La poesía destruye al hombre mientras los monos saltan de rama en rama”

Pero Sergio no abandona, se toma, por nuestro bien, un descanso.

“La gente necesita reírse” y tú, Sergio, siempre les has llevado la risa.


RockFM