Dave Ellefson (Megadeth) cuenta la dura historia de su adicción a la heorína y cómo Steven Tyler (Aerosmith) le ayudó a dejarlo

El bajista de Megadeth explica cómo se enganchó a las drogas y salió de ellas, en parte gracias a su héroe Steven Tyler
Dave Ellefson (Megadeth) recuerda su adicción a la heorína y cómo Steven Tyler (Aerosmith) le ayudó a dejarlo

Tiempo de lectura: 3’

En una nueva aparición en el podcast, 'No Fuckin' Regrets', el bajista de Megadeth, David Ellefson, ha hablado sobre cómo se enganchó a la heroína, pero también sobre cómo la dejó y el bonito detalle de Steven Tyler (Aerosmith), que le salvó de recaer en su consumo.

El músico ha comenzado explicando sus sensaciones iniciales y que empezó a consumir en algunas fiestas. Después, ha explicado que, en Inglaterra se denomina "mover el larguero" al momento en el que, de consumir ocasionalmente, pasas a hacerlo de forma constante y te vas haciendo más adicto. Para Ellefson, el momento en el que sintió que no había retorno fue cuando, después de probarla en múltiples ocasiones, compró por primera vez.

"Ahí es cuando todo cambia, cuando mueves tu larguero. Ya no te estás metiendo en fiestas, sino con un par de amigos y, después, lo haces solo. Nikki Sixx hizo un gran trabajo en 'The Dirt', en la escena en la que dice, 'Conocí al amor de mi vida'. Pasa una chica por delante, pero él, en realidad, compra heroína":

"Por eso lo dejamos Dave y yo. En Donnington 1988 yo lo dejé primero. Tenía una novia y ella dijo "hasta aquí" y llamó a mis padres, 'David está tomando heroína, se mete drogas'. Yo vengo de una familia normal y agradable, y no se lo podían creer, pensaban que lo había dejado".

"Debería darle las gracias, seguramente ella me salvó la vida, aunque me costara un par de años estar limpio del todo. Mis pobres padres estaban muy asustados, con lo dulces que son y lo mucho que me quieren. No me criaron para que yo acabase así, pero, para mí, era el sueño del punk rock, quería ser como Sid Vicious".

"¿Sabes lo curioso? Que te olvidas de que toda esa gente se murió por esa mierda. Cuando te metes piensas, 'Oh sí, esto es lo que hacen las estrellas de rock'. Y luego te das cuenta: Hendrix, Joplin, Sid..."

¿Y cuándo tocó fondo el músico? Ellefson se termina de sincerar.

"Nunca tuve sobredosis, pero me lo dijo mucha gente. Siempre digo lo mismo, con las drogas, o se muere tu espíritu o se muere tu cuerpo. Para mí fue lo primero. Podríamos decir que mi espíritu acabó en bancarrota antes de que mi cuerpo muriera. ¡Gracias a dios! Hay gente que sigie hasta el final y su cuerpo, su corazón, se para en seco".

"En mi caso, lo único que dije fue, 'No puedo seguir con esto, tengo que parar'. Y la verdad es que no me apetecía parar. Sólo quería reducir un poco la dosis, y eso es algo que aprendí que no podía hacer entre el '88 y el '89, yendo a rehabilitación. Por fin conseguimos encontrar a un profesional de las adicciones para que ayudara a la banda, comencé a estar limpio. No hay medios caminos, no puedes dejarlo solo un poco".

"Tocamos en Donnington deante de 170.000 personas y me fui a casa, me senté en la furgoneta, pensando, y acabé entrando al hospital para rehabilitarme. Ellos me dijeron, 'Esto puede no ser un problema de voluntad, puede que seas un adicto'".

"Cualquiera que tome drogas durante un tiempo va a convertirse, inevitablemente, en un adico. Pero una vez estás ahí, ya no puedes volver atrás. Yo pensaba, 'Pararé con la heroína, no voy a hacer todo esto, simplemente beberé cerveza, como hacía en Minnesota'".

"Pues no. No soy Dave Grohl. Cuando eres adicto, tampoco puedes volver a eso has cruzado una línea y ya no puedes regresar. Así fue, básicamente, el siguiente año y medio de mi vida. Y es gracioso, porque justo entonces, estábamos en medio de la composición de 'Rust in Peace'. La cuestión era que, si recaes una vez, vas a seguir haciéndolo. Por suerte, apareció alguien que nos ayudó a ir a rehabilitación".

"Su nombre era Ron, dios le bendiga, que ya había trabajado con algunas otras bandas, siempre trabajaba solo. Encima, en ese momento, no teníamos un mánager. Doc McGhee nos había dejado porque no éramos capaces de estar limpios".

"Y, al final, Ron nos ofreció el apoyo y la oportunidad de dar un giro a nuestras vidas. No teníamos un mánager ni nadie que nos orientara y, justo entonces, Ron apareció. Estuve yendo a reuniones con él, y se podía ver que le encantaba Megadeth. Además, entendía a Dave y sabía que, para que las cosas pudieran funcionar, teníamos que estar limpios".

"Dios bendiga a cualquier mánager que se encargara de hacer que dejáramos las drogas. Recuerdo que me llamó Steven Tyler, de Aerosmith, justo cuando estaba esperando que me llamase mi camello. Steven me recordó una especie de programa de 12 pasos por teléfono".

"Y yo estaba ahí sentando pensando, 'Mierda, mi héroe me está hablando por teléfono para que deje las drogas y yo estoy aquí, esperando a mi camello, ¿qué hago?'".

"Mucha gente me ha llamado en situaciones parecidas. Acababa la llamada, iba a pillar y me colocaba".

"Tres o cuatro años después, estábamos de gira con Aerosmith y le dije a Steven, 'Eh, puede que no te acuerdes de esto, pero fuiste muy amable al llamarme aquella vez. Me inspiraste mucho para cambiar las cosas cuando estaba en mi peor momento. Gracias, lo aprecio mucho'. Nos reímos mucho juntos".

RockFM