Dave Grohl (Foo Fighters) explica por qué la fama le afectó menos a él que a Kurt Cobain (Nirvana)

El que fuera batería de Nirvana se sincera sobre cómo le afectó la fama en comparación con Kurt
Dave Grohl (Foo Fighters) explica por qué la fama le afectó menos a él que a Kurt Cobain (Nirvana)

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista con NPR, el frontman de Foo Fighters, Dave Grohl, ha recordado su aventura con Nirvana entre 1990 y 1994. El músico ha hablado sobre cómo le hizo sentir pasar de ser unos desconocidos a estrellas mundiales en unos pocos meses, además de explicar por qué, para él, la fama representaba un peso más liviano de lo que lo hacía para Kurt Cobain.

"Cuando Nirvana comenzó a hacerse popular, tenía solo 21 o 22 años. Y, ya sabes, era un niño. Antes de eso, todo lo que quería hacer es sobrevivir tocando. De verdad, mi mayor aspiración en la vida era tener mi propio apartamento".

"Nunca me imaginé que las cosas acabarían de la forma en la que lo hicieron. Nunca imaginé que Nirvana sería tan popular. Era algo que no se me pasaba por la cabeza. En aquella época, ese tipo de música no era la más comercial. No era popular, era música underground. Cuando la banda se hizo famosa, lo hizo a una velocidad que daba miedo".

"En un mes o dos, pasamos de ser relativamente desconocidos a ser los números uno en las listas y, además, todo el mundo reconocía nuestro nombre. Eso, cuando tienes 21 o 22 años, es algo difícil de procesar".

¿Y cómo gestionaba esta ansiedad Dave Grohl? Por suerte, siempre podía volver a sus raíces. "Si me sentía superado, solo tenía que volver a Virginia. Volvía a la casa en la que crecí y a pasar el rato con mis amigos del instituto. Me quedaba en mi barrio hasta que volvía poner los pies en el suelo. Entonces, volvía con Nirvana".

"Sin embargo, dicho esto, yo era el batería de la banda. No estaba al frente o bajo los focos. Kurt Cobain sí que lo estaba. Yo me sentía bastante anónimo en la banda. Tenía suerte, tenía la posibilidad de evitar muchos de los rincones oscuros que vienen con el trabajo pero, al mismo tiempo, tenía todos los beneficios del mismo".

"Quiero decir, me pude comprar hasta mi primer coche, un antiguo Ford Falcon Futura de 1963. Eso fue para mí. Estaba preparado para la vida, tenía un coche. En aquel momento, todo resultaba muy sencillo".

"Y entonces, por supuesto, cuando Nirvana acabó, me quedé atascado en un sitio del que no sabía muy bien cómo salir. No quería tocar música. No quería unirme a otra banda. No quería tener que sentarme detrás de una batería nunca más. Al final, me di cuenta de que la música siempre había sido lo que me había sanado o hecho sentir mejor y que iba a ser lo que me salvara la vida de nuevo".

"Siempre grababa música por mi cuenta en el estudio de mi sótano, tocando todos los instrumentos y haciendo demos experimentales, solo para pasarlo bien, para poder ser creativo. Decidí apoyarme en eso. Fui a un estudio y grabé parte de la música por mi cuenta, casi de forma terapéutica, para quitarme algo del dolor o la tristeza".

"Lo vi como una especie de continuación, no necesariamente musical, sino emocional o incluso vital. Ese fue el comienzo de Foo Fighters. Y todavía, a día de hoy, es lo que esta banda representa para mí".

RockFM