Dave Grohl (Foo Fighters) relata su insólita experiencia drogándose con setas alucinógenas en Navidad

El vocalista y guitarrista de Foo Fighters vivió unas Navidades que no fueron como esperaba
Dave Grohl (Foo Fighters) relata su insólita experiencia drogándose con setas alucinógenas en Navidad

Tiempo de lectura: 2’

Se acerca la Navidad y, como no podía ser de otra manera, nos toca compartir historias de espíritu festivo, sobre todo este año, en el que las fiestas van a ser distintas a lo que estamos acostumbrados. Uno que ya está acostumbrado a que pasen cosas raras durante esta época es Dave Grohl, frontman de Foo Fighters, que, en una nueva entrevista en Apple Music 1 (vía Kerrang), ha contado su insólita experiencia consumiendo setas alucinógenas un 25 de diciembre.

Aparentemente, Grohl lleva recibiendo invitados a su casa en Navidad desde que tenía 13 o 14 años. Sin embargo, durante su adolescencia, el músico adaptó, un año, su vena más punk (o incluso hippie) y decidió darle un giro radical a su cena festiva con un ingrediente especial, setas alucinógenas.

"Crecí en una casa que era realmente pequeña, y cada Navidad venía mucha gente al pequeño hogar de los Grohl. Nos sentábamos, escuchábamos música, bebíamos... ya sabes, lo típico. Sin embargo, cuando cumplí 15 años, entré en una banda de punk y los amigos con los que tocaba vinieron a casa. Además, los profesores amigos de mi madre también vinieron y luego, también estaban los de mi hermana... En resumen, vivíamos en un barrio pequeño y todo el mundo sabía que podía venir".

"Y aquel año en concreto... Dios mío, no debería estar contando esta historia", continúa Grohl. "Aquel año, creo que tendría unos 15 años o así, un amigo me regaló setas alucinógenas por Navidad, ¿sabes? Y yo nunca antes los había probado. Así que pensé, 'Vale, no debería comérmelos en la fiesta porque todos los amigos de mi madre están aquí'. Piensa que eran profesores que trabajaban en el instituto al que yo iba, conocía a toda aquella gente y no desde hacía poco, precisamente".

Pero claro, las setas estaban ya allí y el joven Grohl tenía demasiadas ganas de experimentar. "Tomaré solo un poquito antes de la fiesta", se dijo Dave a sí mismo.

"Se me fue la maldita cabeza", recuerda entre risas. "Fíjate cómo me puse, que uno de los profesores me llevó al baño y me preguntó, '¿Te estás metiendo cocaína?' Y yo estaba como, '¡No, no!'. Al final, después de que todo el mundo se fuera, me quedé intentando aprenderme una canción de Led Zeppelin, 'Bron-Y-Aur', en la guitarra acústica hasta las seis de la mañana. La conseguí sacar. Bueno, en realidad en aquel momento pensé que me la había aprendido, pero la realidad fue otra, en realidad no tenía idea de tocarla".

Dentro de lo malo, seguro que podría acabar peor. Estamos seguros de que, a día de hoy, las fiestas de Navidad de Grohl son mucho más tranquilas que las de su adolescencia.

RockFM