David Bowie “se volvió loco” por las drogas mientras sus falsos amigos “se aprovecharon de su dinero"

El que fuera su guitarrista, Earl Slick, afirma que Bowie le recordaba a Elvis cuando estaba en aquel estado
David Bowie “se volvió loco” por las drogas mientras sus falsos amigos “se aprovecharon de su dinero"

Tiempo de lectura: 2’

El que fuera, durante muchos años, guitarrista de David Bowie, Earl Slick, ha recordado el ambiente repleto de drogas que llevó a que ambos se separaran en 1976, afirmando, además, que el difunto vocalista fue más manipulado que representado o ayudado por su entorno más cercano, tal y como informa Ultimate Classic Rock.

Aunque todos los músicos que grabaron el disco 'Station to Station' habían consumido drogas, Slick afirma que Bowie era, de lejos, el peor de todos.

“David había llegado a acercarse a la locura”, comenta en una reciente entrevista a The Guardian. “La sección rítmica -Carlos Alomar, George Murray y Dannis Davis- no estaban ni siquiera cerca de la enfermedad que David y yo teníamos. Si hubieran estado tan jodidos como nosotros, el disco hubiera dado asco”.

“Pasamos un montón de tiempo juntos, David y yo, solo grabando guitarras y cosas así. Éramos capaces de trabajar bastante bien en esas condiciones. Estábamos en la década de nuestros 20 años. Puedes hacerte mucho daño a ti mismo y aún así sacar discos a esa edad. Yo solo llevaba drogándome durante siete u ocho años. No podías consumir todas esas drogas durante 25 años y pensar que ibas a ser capaz de seguir sacando discos”.

Aunque iban a salir de gira, Slick se encontró problemas con su contrato que no pudo resolver. Lo que él no supo hasta 1983, cuando volvió a reunirse con Bowie, era que el management del artista el que le estaba poniendo trabas para tocar con él. “Se enteró de que no me dejaban hablar con él y me enteré de que él no tenía ni idea de lo que estaba pasando”, explica. “Recordaba a Elvis, tío. El tipo estaba muy jodido y todo el mundo a su alrededor se estaba aprovechando de su dinero y ocultándole cosas que no querían que supiera”.

La última vez que ambos hablaron fue unos meses antes de la muerte de Bowie, de cáncer, en 2016, cuando Slick estaba preparando un tour de homenaje a 'Station to Station'. “Me lo encontré y me dijo: 'Gran idea, Slicky, pásalo bien'”.

Sin embargo, Slick no tenía ni idea de cómo de enfermo estaba su compañero de banda, aunque ya en 2013, notó que no estaba igual cuando grababan 'The Next Day': “No tenía buena cara, no parecía él, pero era propenso a la depresión y eso es lo que pensé que le pasaba”, recuerda el guitarrista.

“Estábamos sentados en el control del estudio, escuchando '(You Will) Set the World on Fire' y David dijo: 'Tío, este track sería genial en directo'. Le miré y, antes de que pudiera llegar a decir nada, me espetó: 'Que ni se te pase por la cabeza'”.

RockFM