Dee Snider, involucrado en un rocambolesco juicio tras el "robo" de "We're Not Gonna Take It" por parte de un político

El político australiano Clive Palmer le cambió la letra al mítico himno de Twisted Sister
Dee Snider, involucrado en un rocambolesco juicio tras el "robo" de "We're Not Gonna Take It"

Tiempo de lectura: 2’

Tal y como informa Blabbermouth.net, el cantante de Twisted Sister, Dee Snider, se ha visto obligado a testificar en un rocambolesco juicio tras el "robo" del clásico "We're Not Gonna Take It" por parte del político australiano Clive Palmer, que, además de usar el tema sin permiso, le cambió la letra a su gusto, lo cual no le ha hecho ninguna gracia a los propietarios de los derechos del tema.

¿Qué fue lo que hizo Palmer? Coger la melodía y el ritmo de "We're Not Gonna Take It" en uno de sus anuncios políticos del partido United Australia. En estos spots publicitarios, un cantante interpretaba el tema, pero diciendo: "Australia no va a pagar. No, Australia no va a pagar. Los australianos ya no van a pagar más" ("Australia ain't gonna cop it, no Australia's not gonna cop it, Aussies not gonna cop it any more").

Universal Music, que le compró sus derechos sobre la canción a Snider en 2015, presentó una demanda por violación de los derechos de autor contra Palmer el pasado mes de febrero. Pero el político, ejerciendo a la perfección su profesión, intentó darle la vuelta al juicio, que sufrió un giro inesperado.

Y es que Palmer acusó a Twisted Sister de "plagiar su canción más popular de un famoso villancico". Esto no fue un movimiento a la desesperada, dado que se apoyó, además, en anteriores declaraciones de Snider, que admitió haberse inspirado en la banda de glam rock Slade y en el tema navideño "O Come, All Ye Faithful" a la hora de componer "We're Not Gonna Take It". Si no te suena el nombre del tema navideño, aquí, en España, suele escucharse en latín bajo el nombre de "Adeste Fideles", su autoría no es clara y la fecha de su composición, tampoco, oscilando entre el siglo XVII y el XVIII.

Los primeros cinco acordes del villancico tienen la misma melodía que la canción del anuncio, así como la del estribillo de "We're Not Gonna Take It". Aún con todo, la canción navideña sigue, después, una progresión distinta y se toca, por lo general, en un estilo distinto al himno de Twisted Sister y al presunto "plagio" que suena en el anuncio.

"La versión es terrible y no nos representa y el señor Palmer tampoco ayuda a mi imagen de heavy metal", ha declarado Snider por videoconferencia, según informa News.com.au. "No hay nada que se pueda ganar con esta interpretación".

Por otro lado, el abogado del político reprodujo una versión que mezclaba el "O Come, All Ye Faithful" y "We're Not Gonna Take It" que sonó en un concierto de Navidad en Chicago en 2014. Fue, precisamente, Dee Snider el que cantó esta mezcla entre los dos temas, como parte de un musical navideño.

Snider, ante esto, ha explicado que "las dos canciones son rítmicamente distintas" y que "We're Not Gonna Take It" es "una inspiración, no una copia". El cantante ha añadido que, para poder cantar el mix entre los dos temas tuvo que "meterlas con calzador", tanto para el tema en directo como su versión de 2006.

El abogado de Universal, Patrick Fynn, ha explicado, además, que Palmer se negó a pagar 150.000 dólares por utilizar el tema con derechos de autor, ofreciendo, en su lugar, sólo 35.000.

RockFM