Dee Snider (Twisted Sister) estaría exagerando su "humillante experiencia" durante la producción de 'Stay Hungry'

El productor Tom Werman cuenta su verdad sobre las grabaciones de 'Stay Hungry' y su afrenta con Twisted Sister
Dee Snider (Twisted Sister) estaría exagerando su "humillante experiencia" en la producción de 'Stay Hungry'

Tiempo de lectura: 3’

En una nueva entrevista que puedes escuchar aquí, el productor Tom Werman ha contestado a Dee Snider, que la semana pasada afirmó que su experiencia durante la producción del álbum había sido muy negativa, afirmando que había tenido que "suplicar" que entraran "We're Not Gonna Take It" y "I Wanna Rock".

"Es un misterio por qué Dee se está quejando ahora. Han pasado 36 años desde que grabamos el disco. Hay varias cosas que está ignorando, evitando u omitiendo. Una es que ningún productor -salvo quizás Quincy Jones- tiene esa clase de influencia o poder", explica ahora Werman.

"Cuando un productor independiente es contratado por un sello o una banda, no le dan la autoridad para decidir qué temas se graban. Es un esfuerzo cooperativo. Es cierto que existe la posibilidad de que me pusieran las demos de 'We're Not Gonna Take It' y que dijera que sonaba como una canción infantil. Era pegadiza, pero seguramente necesité que me convencieran un poco. ¿Que se pudiera de rodillas y suplicase? No, jamás", explica el productor. Lo cierto es que, aunque en sus respuestas siempre ha hecho alusión a la cita en la que Snider afirma que "suplicó de rodillas", al leer sus declaraciones enteras el cantante aclara que no lo hizo realmente porque "el productor estaba sentado y había mucho ruido".

"Es la dramatización, la hipérbole y los adornos que le pone a los hechos reales, es muy poco preciso y muy 'Trumpiano'. Así funciona", ha dicho sobre Snider. "Él estaba allí en las mezclas y dio su aprobación para cada una de ellas. Así que, si no le gusta el disco, es tanto su culpa como lo fue mía. Aún con todo, me señala a mí....", continúa.

"¿Quién más culpa a otra persona de lo que está pasando? Dee parece un aprendiz de Trump. Hace todo lo que Donald Trump hace y que le convierte en una persona despreciable. Bueno, no todo. ¿Entiendes el ejemplo?", dijo, intentando imitar las hipérboles del cantante.

"No hay duda de que mi acercamiento a la música siempre ha sido más pop, eso es lo que funcionaba. Eso es lo que la gente escucha en la radio. Ese es el motivo por el que 'Surrender' de Cheap Trick fue un Hit. Por eso 'Cat Scratch Fever' de Ted Nugent fue un hit. Ese es el motivo por el que produzco hit single. Era la única manera de vender millones de álbumes", explica el productor, revelando una realidad que, a día de hoy, se puede seguir aplicando para el mundo de la música de casi cualquier género.

"Tiene los derechos de una de las canciones más rentables en la historia de la música y se está quejando todo el rato... Para mí es un misterio", continúa.

Respecto a el supuesto intento de que Snider cantara una canción del último disco que Saxon había publicado, el productor también ha afirmado lo siguiente: "Cometí el terrible crimen de decir que me gustaba esa canción y que quizás podría cantarla. Dee decía: 'Woah, es Saxon'. Correcto, sí, es Saxón y me gusta. Creo que el álbum era 'Strong Arm Of The Law' o algo así. Saxon era una buena banda. Entonces Dee me dijo que habían salido de gira con ellos y que les conocían. Pero la manera en la que lo dijo era como: ?¿De verdad un productor me está sugiriendo a mí, Dee Snider, que escribo canciones, que debería cantar un tema que ha compuesto otra persona?'. Lo hacemos todo el rato. Yo mismo he versionado temas, Mötley Crüe grabó 'Smokin' In The Boys Room'. Posion hizo 'Your Mama Don't Dance'. Así que sí, se lo dije y se volvió loco. Sí, Dee, quería que la cantaras. Pero me dijo que no. ¿Le forcé a hacerlo? No, porque no puedo".

"Si hubiera tenido el poder para evitar que un tema de Dee entrase en el disco, lo habría tenido para obligarle a grabar otra canción para el mismo. Obviamente, no tengo es poder como productor, nunca lo he tenido y muchos de mis compañeros tampoco. Nosotros trabajamos a sueldo, nos puedes despedir si no te gustamos. En su caso, Dee estaba enfadado porque Doug Morris, un exitoso empresario discográfico, le obligó a trabajar conmigo. Me llamó y me dijo: 'Tom, eres el único productor que creo que puede hacer un hit con esta banda. Necesito que rompan el récord del millón en los Estados Unidos'. Así que, por supuesto, dije que sí e hice mi trabajo, que era conseguir que alcanzaran un éxito comercial".

"No sé qué más podría haber hecho para contentar a Snider", añade. "Quiero decir, el disco que hizo con la banda, la re-edición del 'Stay Hungry' se vendió como el álbum tal y como tenía que haber sonado. No sé quién lo promocionó, pero parecía que, la primera vez, solo hubiera vendido 25.000 copias. Cheap Trick hizo lo mismo".

"Años después, ya no eres tan bueno. Pero, en el momento, eres el mejor. Están vendiendo miles de discos y te quieren. Te queremos, Tom. Eres el mejor. Y después, 20 años más tarde resulta que no les has sacado el sonido que quieres. No estabas concentrado. No te importaban nada. Intentó dejar nuestras mejores canciones fuera del álbum. Lo que digáis. Simplemente creo que están cambiando un poquito la historia".

RockFM