Dee Snider (Twisted Sister) explica las consecuencias por el juicio del "plagio" de "We're Not Gonna Take It"

El vocalista asegura que él no hace esto con ningún interés económico
Dee Snider (Twisted Sister) explica las consecuencias por el juicio del "plagio" de "We're Not Gonna Take It"

Tiempo de lectura: 3’

Según Blabbermouth, Dee Snider asegura que no tiene “ningún interés financiero” en el caso de los derechos de autor que involucra al político australiano Clive Palmer y la canción clásica de Twisted Sister, “We're Not Gonna Take It”.

El pasado viernes, 30 de abril, a Palmer se le ordenó pagar a la Universal Music más de 1 millón de dólares por usar “We're Not Gonna Take It” en la publicidad de su partido político.

Varias horas después desde que se anunció la sentencia, Snider, quien había testificado que el uso de la canción en una campaña política “no es bueno para mi imagen de heavy metal”, usó su Twitter para decir: “No tengo ningún interés financiero en este acuerdo. Nunca lo he tenido. Como muchos artistas, vendí mi catálogo hace años (por una fortuna). Participé en esta lucha para defender mi creación y enfrentarme a los abusones por cada creativo que alguna vez ha sido un mierdas y no ha estado en la posición de lucha”.

En 2015, Snider vendió su catálogo de publicaciones musicales llamado Snidest Music, formada por un total de 69 canciones, incluido “We're Not Gonna Take It' y otro de los himnos del rock clásico de Twisted Sister como es “I Wanna Rock”. El comprador fue Universal Music Publishing Group (UMPG) por lo que Snider más tarde dijo que “era mucho dinero”.

Las canciones del catálogo han aparecido en numerosos comerciales nacionales, películas, televisión y en el musical de Broadway 'Rock Of Ages', que se mantuvo durante tres años en el Venetian y luego estuvo un año en Rio All-Suite Hotel & Casino en Las Vegas hasta enero de 2017.

“We're Not Gonna Take It”, que fue escrito por Snider, y 'Stay Hungry' fueron el sencillo y el álbum de mayor éxito, respectivamente, en la carrera de Twisted Sister. Snider dijo en una entrevista en SiriusXM, con Eddie Trunk, que “'We're Not Gonna Take It' es ahora parte del tejido cultura de los Estados Unidos. “[Ha demostrado] ser una canción popular”, dijo. “Fue solo en esa película de Steven Spielberg, 'Ready Player One'; fue el final de esa película. Aquí, todos estos años después, el gran final de la película de Spielberg en el que los chicos sostienen una boombox y toda la escena de la batalla está acompañada por “We're Not Gonna Take It'”.

Snider continuó diciendo que ahora está contento de no haber recibido una oferta por el catálogo hace un par de décadas cuando realmente necesitaba dinero. “Toqué fondo en los años 90; estaba en la ruina”, explicó. “Si me hubieran hecho una oferta por cualquier cosa, lo habría vendido por nada. Pero no había ningún tipo de interés. Nadie lo vio venir. El metal era una mala palabra. No se podía tocar mi catálogo con un poste de 10 pies de largo afortunadamente, porque lo habría vendido por unos centavos. Porque estaba arruinado”.

“We're Not Gonna Take It' se lanzó por primera vez como sencillo (con la canción “You Can't Stop Rock 'N' Roll” en 1a cara B) en abril de 1984. El álbum 'Stay Hungry' se lanzó dos semanas más tarde, el 10 de mayo de 1984. El sencillo alcanzó el puesto 21 en la lista de sencillos de Billboard Hot 100, lo que lo convirtió en el único sencillo Top 30 de Twisted Sister.

En 2019, Palmer adoptó la melodía y el ritmo de la canción en sus anuncios políticos para el Partido de Australia Unida. Los anuncios muestran a un vocalista cantando la melodía de la canción del grupo junto con la letra: “Australian ain't gonna cop it, no Australia's not gonna cop it, Aussies not gonna cop it any more”.

Universal Music, que adquirió los derechos de la canción en 2015, presentó una demanda por infracción de derechos de autor contra Palmer en febrero de 2020.

Durante el juicio, Palmer acusó a Twisted Sister de “estafar su canción de un famoso villancico”. Snider ya había admitido previamente que la banda de glam rock Slade y “O Come, All Ye Faithful” fueron influencias mientras escribían “We're Not Gonna Take It”.

Snider dijo que las dos canciones “rítmicamente diferentes, y eso es inspiración, no duplicación”. Añadió que las canciones tenían que ser “calzadas” juntas para crear las versiones utilizadas en su musical y la portada de 2006. “Fue muy difícil”, dijo.

El abogado de Universal, Patrick Flynn, le dijo al jurado que Palmer se había negado a pagar una tarifa de de derechos de autor de 150.000 dólares para usar la canción, y en su lugar ofreció 35.000 dólares.

Además de tener que pagar 1,5 millones de dólares australianos en daños, Palmer también recibió la orden de cubrir los costes legales y eliminar las copias de su canción y vídeo de Internet. Snider celebró la victoria en sus redes sociales.

RockFM