Dee Snider (Twisted Sister) recuerda la humillación que tuvo que soportar para que se publicara "We're Not Gonna Take It"

El productor del tema tenía la intención de dejarlo fuera del 'Stay Hungry'
Dee Snider (Twisted Sister) recuerda la humillación que pasó para que se publicara "We're Not Gonna Take It"

Tiempo de lectura: 2’

Durante una reciente aparición en el podcast The Jasta Show, el vocalista de Twisted Sister, Dee Snider, ha hablado sobre "We're Not Gonna Take It" y "I Wanna Rock", explicando que tuvo que "suplicarle" a su productor que incluyera ambas pistas en su mítico disco 'Stay Hungry'. Además, este también le habría pedido a Twisted Sister que "se apropiaran" de varios temas de los británicos Saxon.

"Productor, y esto es un hecho, es un término muy amplio. Hay toda clase de productores y yo he trabajado con unos cuantos. Dieter Dierks, que ha estado con Scorpions y Accept siempre está con las manos en la mesa, es un tipo muy técnico. Siempre te ladra -no ladra, es un buen tipo- instruciones de donde tienes que conectar las cosas. Sabe todo el tema tecnológico y es muy musical. Tom Werman, que produjo 'Stay Hungry', había trabajado con Cheap Trick, Molly Hatchet o Posion... muchas bandas. Tiene como 15 discos de platino. Pues bien, él vino al estudio y nos dijo: 'Yo no toco la mesa, yo no escribo. Yo no creo. Solo os diré si me gusta o no'. Y se llevó un ocho por cierto, un jodido ocho por ciento", explicó Snider haciendo referencia al porcentaje de lo generado que el productor tenía por derechos de autor.

"No solo se le consideraba como un productor, sino que la gente le contrataba", continuó Snider. "Tuve una guerra con él porque le pedí que metiera 'We're Not Gonna Take It' en el disco, así como 'I Wanna Rock'. No quería ninguno de los dos tracks en el disco. Estaba de rodillas y frente a él... Bueno, no estaba de rodillas porque él estaba sentado y había ruido en los alrededores", recuerda.

"Me dijo: 'Eh, 'We're Not Gonna Take It' es un poco infantil.'. Yo le dije que confiara en mí, que sería más dura cuando la hiciéramos. Al final me dijo que podía meterla 'si eso era lo que realmente quería'. Con 'I Wanna Rock' me dijo que ya había hecho lo mismo con Molly Hatchet. Se burló de mi canción. Después además, me pasó varias canciones de Saxon para que las metiéramos en el 'Stay Hungry'. Los temas eran del 'Strong Arm of the Law'", recuerda el cantante, al que prácticamente le acabarían pidiendo que se "apropiara" de aquellos temas.

"Me dice que las escuche y yo le digo que sí, que son Saxon. 'Son muy buenos', me contesta. Yo le digo que sí, que es Saxon. 'Nadie les conoce realmente', me dijo. Y yo le contesté: 'Hemos salido de gira con ellos, son Saxon'. Quería que hiciéramos versiones de canciones de Saxon. Me encanta Saxon, pero eran una banda actual, aquel había sido su último disco. Tenía esta actitud de que como eran europeos no eran realmente grandes".

RockFM