Dee Snider (Twisted Sister) recuerda a los Metallica de los '80: “Les tuvimos que dejar cerrar el show”

El cantante de Twisted Sister, Dee Snider, recuerda salir de gira con unos jóvenes Metallica
Dee Snider (Twisted Sister) recuerda a los Metallica de los '80: “Les tuvimos que dejar cerrar el show”

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista con Loudwire, el cantante de Twisted Sister, Dee Snider, ha recordado la década de los '80, acordándose, más en concreto, de su gira con Metallica durante aquella década, y cómo pasó de pensar que la banda no llegaría a ningún lado a tener que cederles el puesto de cabeza de cartel en sus eventos conjuntos.

“Twisted Sister salió de gira con Metallica en Holanda en 1984. Después de ver uno de sus conciertos, le dije a Mark Mendoza: 'Estos chicos tienen mucho corazón, pero nunca van a llegar a ningún lado'”.

“Pensé que eran demasiado pesados y que el mainstream nunca les aceptaría”, explica el cantante.

Y es que, en aquella época, poca gente pensaba que fuera posible triunfar para una banda que tocase un género “extremo”.

“En Europa, tocamos con Motörhead y ellos iban a estadios con su sonido extremo, entre el punk y el metal”.

Y es que los de Lemmy, con su voz y su sonido lejos de lo comercial, comenzaron, por su cuenta, una revolución.

“Sí, y después Metallica nació. Estuvimos de gira por Irlanda y nosotros éramos los cabezas de cartel. Sin embargo, ponía 'Twisted Sister' en una fuente como de tamaño 10 y, después, veías el logo de Metallica en letras gigantescas”.

“Dije: 'Mierda, esta gente viene a ver a Metallica'. Así que mandé a mi road manager a decirle a la banda que podían cerrar, porque yo no quería ser el último en tocar en un show que era claramente el suyo”.

“Mi mánager volvió y me dijo: 'Han dicho que no'. Les parecía sospechoso. ¿Qué cabeza de cartel les dice a los teloneros que cierren el show?”.

“Así que fui a su camerino yo mismo y les dije: 'No hay trampa ni cartón. No estamos intentando joderos. Sois, claramente, más grandes que nosotros. Esta es vuestra audiencia. No quiero salir después de vosotros, porque no va a quedar nadie en la sala'. Así que ellos cerraron el show”.

“Pude observarles y vi a 2000 o 3000 fans rabiosos. Vi que estaba funcionando en ciertos sitios, pero Europa parecía un animal totalmente distinto para música tan pesada como esa. Venom eran enormes en Holanda, pero no les había ido demasiado bien en Inglaterra. Simplemente no veía a Metallica cruzando el charco y siendo populares”.

RockFM